El grupo de gobierno lalinense volvió a reivindicar sus proyectos de humanización de las calles Monte Faro y Maruja Gutiérrez y de nuevo incidió en la mejora que imprimió a las dos actuaciones respecto a las propuestas confeccionadas para las mismas por el anterior ejecutivo municipal. Después de superar en varias semanas el plazo de obra previsto inicialmente, las dos rúas fueron reabiertas al tráfico.

Apertura de Monte Faro. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El responsable municipal de Obras, José Cuñarro, destacó que el gobierno presidido por José Crespo “reformó los dos proyectos parea proporcionarle unas características adecuadas a las mismas”. Especificó que Maruja Gutiérrez tenía un proyecto de 141.600 euros, “mientras que el nuestro fue de cerca de 220.900 euros,”. Para Monte Faro estaba previstos 243.297 euros, “e invertimos cerca de 354.000 euros” dijo y destacó que con esta “ya son 5 las calles de plataforma única que inauguró este gobierno y que tienen como finalidad avanzar cara una humanización de la villa”.

“Con estos evidentes y necesarios incrementos presupuestarios, se tuvieron en cuenta elementos para la buena prestación de servicios que tiene que proporcionar una calle de vanguardia y que no estaban contemplados”, indicó, y citó la red de abastecimiento de aguas, la separación de las pluviales y fecales, telecomunicaciones, y el nuevo cableado de la iluminación. En Monte Faro hay una zona en hormigón lavado, para conectar las pluviales en de Calvo Garra y solucionar el problema del levantamiento de la alcantarilla del KM 0.

“Hubo que rehacer los proyectos y dotarlos de más inversión, pasar los procesos administrativos, así como el paso de la pandemia, hizo que todo se retrasara más del previsto, pero vistos los resultados no tenemos ninguna duda de que la espera mereció la pena”. Esta es la diferencia entre hacer las cosas bien, teniendo en cuenta todas las casuísticas de la calle, y hacerlas de manera superficial, como el gobierno anterior hacía”, declaró.