El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, visitó ayer los trabajos de conservación del monasterio de San Pedro de Vilanova, en Dozón. El político lalinense explicó que Construcciones Mascareñas e Hijos, la empresa adjudicataria, ya ejecutó el 50% de las actuaciones contempladas, “por lo que mantenemos la previsión de que estén concluidas en el mes de noviembre”. Rodríguez añadió que los trabajos en este cenobio “son uno de los muchos de carácter patrimonial que están recibiendo un fuerte impulso en estos meses de verano” desde el gobierno autonómico.

En el caso de la intervención en el monasterio de Dozón, Román Rodríguez recordó que las obras van a permitir resolver los problemas de humedad que afecta al templo, sobre en las zonas sur y norte. Ahora mismo, están ya rematados los trabajos de intervención en las fachadas, que consistieron en la limpieza de piezas de cantería históricas, la eliminación de vegetación, el picado de juntas o el rejuntado de muros. La empresa también acometió la limpieza y restauración de portadas así como de otros elementos escultóricos, al margen del tratamiento y pintado de la carpintería de madera. Por lo que concierne a las cubiertas, la cubrición fue a base de teja cerámica curva ya existente y con la instalación de una nueva cubierta de teja curva ventilada.

Los trabajos pasaron por la limpieza y eliminación de filtraciones de agua del techo.//Bernabé BERNABE

Pavimentación

Durante estos días, los trabajos se centran en la pavimentación del contorno exterior con acabados pétreos, así como en el acondicionamiento de los muros exteriores del atrio mediante tareas como su limpieza, el rejuntado o la reconstrucción del muro de mampostería. También habrá que acometer la colocación y pintado de la cancilla y la canalización de pluviales y drenajes.

Todas estas actuaciones en marcha cuentan con un presupuesto de 261.360 euros, pero la Consellería de Cultura prevé que la inversión global alcance los 279.000 euros, porque va a destinar 17.250 a la conservación del retablo mayor. Ahora mismo, la entidad que encabeza Román Rodríguez está redactando el proyecto de intervención con la idea de iniciar cuanto antes los trabajos, para que se desarrollen de forma paralela a los que están en marcha. Rodríguez precisó que estos trabajos recuperarán la estabilidad tanto del retablo mayor como del frente del altar de la iglesia.