Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Corpiño vuelve por sus fueros

Centenares de feligreses renuevan sus votos desafiando a la meteorología adversa durante la gran romería del Santuario Mariano de Santa Baia de Losón

Procesión de la Virgen de O Corpiño. | // BERNABÉ

Ni la lluvia ni el viento pudieron ayer con el día grande de O Corpiño. Tras la forzada suspensión de la procesión de la víspera, centenares de feligreses procedentes de dentro y fuera de Galicia renovaron sus votos a la Virgen en una jornada presidida por un cielo plomizo que sólo amenazó durante unos minutos durante la tradicional comitiva posterior a la misa solemne. Porque la Gran Romería de la Virgen de O Corpiño, que es como gustan de llamar en el santuario a la jornada de ayer, demostró que el evento ha vuelto pos sus fueros después de haber superado la pandemia. El propio José Criado, rector del santuario, reconoció estar sorprendido por la afluencia de devotos porque “fue casi milagroso que no lloviera durante la procesión. Yo creo que vino más gente que el año pasado y, por lo que sé, no hubo ni robos ni tampoco ninguna intervención de la ambulancia que siempre tenemos junto al templo”.

Actuación de Xirandola. | // BERNABÉ

Y es que el programa previsto se cumplió de cabo a rabo en Losón. La noche anterior la celebración de la eucaristía, la procesión de antorchas y el broche de oro final con la tirada de fuegos de artificio fue todo un presagio de lo vivido ayer en el Santuario Mariano lalinense. Mientras los devotos colmaban de flores la imagen de madera situada en el atrio del templo, las eucaristías se fueron sucediendo a partir de las 8.00 horas hasta llegar primero a la Misa de los enfermos y, después, a la esperada Santa Misa Solemne del mediodía cantada por el Coro Nuestra Señora de O Corpiño. La eucaristía más importante del año en Losón estuvo oficiada por el rector del Santuario, José Criado, junto a sus colegas tonsurados José Antonio Salgado (Botos), Elías García (Santiso), Alejandro Bautista (Vila de Cruces), José Pérez (Silleda), Amador Marugán (Siador), José Pájaro (Agolada) y José Manuel Grandás (Camanzo). Siguiendo con el guión previsto, a la salida del recinto religioso la imagen de la Virgen de O Corpiño fue recibida con una lluvia de pétalos mientras la campanas tocaban a Gloria.

Una feligresa lanza vivas a la Virgen de O Corpiño. | // BERNABÉ

Como todos los años, la procesión concitó a un gran número de feligreses. La Banda de Vilatuxe interpretó varios temas y el grupo de baile y música tradicional Xirandola honró a la Virgen con una de las danzas de su repertorio. Acto seguido dio comienzo la esperada procesión mientras una devota no dudaba de micrófono en mano lanzar vivas a la imagen portada por miembros de su cofradía. Fue entonces cuando, como es tradición, la interminable hilera de devotos pasó por debajo del anda de la Virgen de O Corpiño para solicitar la protección de la Madre de Jesús.

Devotos durante la procesión. | // BERNABÉ

Finalizado el acto muchos de los presentes no quisieron abandonar el lugar sin probar la inevitable ración de pulpo en cualquiera de los puestos próximos al templo. Al cierre de esta edición, la Banda de Vilatuxe cerraba los actos con un concierto en el palco del recinto.

Mujer con un exvoto. | // BERNABÉ

Compartir el artículo

stats