Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El doble de lluvia en tres días que en todo noviembre

El temporal Barra deja en Forcarei 113,8 milímetros de precipitaciones y casi desborda el Deza a su paso por Pozo do Boi

El río Deza, a punto de desbordarse en Vilatuxe. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Era evidente que Barra, la primera ciclogénesis explosiva del otoño, iba a dar un vuelco a una estación que hasta entonces estaba siendo demasiado cálida y seca. En solo tres días (desde el lunes hasta ayer), según los datos que ofrece Meteogalicia, cayeron en Forcarei 113,8 milímetros de precipitaciones. Son más del doble de los 56,3 que se registraron en todo el mes de noviembre.

Señal rota por el viento, a la salida de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Es cierto que la estación meteorológica de Pereira es, con diferencia, la más lluviosa de las comarcas, gracias a la Serra do Candán. Pero si tomamos los datos de estos tres días de borrasca y los comparamos con noviembre, resulta que en el puente festivo también llovió más en Lalín (con 56,9 milímetros) que en todo el mes pasado (50,7). Curioso, no ocurre lo mismo en Serra do Faro, en Rodeiro: aquí, desde el lunes hasta ayer a las 19.00 horas cayeron 64,7 l/m2, por debajo de los 73,3 que se registraron en todo noviembre. Eso sí, la cumbre del Faro, a 1.188 metros, fue testigo durante la tarde del martes de rachas de viento a 82,9 km/hora. El valor más alto de noviembre fueron 68,4.

Una familia juega con la nieve, en la Serra do Faro.

Y ya que hablamos de la cumbre del Monte Faro, durante la jornada festiva de ayer lucía una estampa navideña gracias a una nevada que hizo las delicias de numerosas familias así como de peregrinos que cubren el Camino de Invierno y que, pese a la dureza del ascenso, no quisieron perderse tan hermosa panorámica que ofrecen estos montes de las tierras de Ourense, Lugo y Pontevedra. Eso sí, los copos no hicieron acto de presencia, durante el día, en el resto de la comarca dezana.

Cuatro peregrinos descienden tras visitar la capilla en la cumbre de Monte do Faro.

Pero volvamos a hablar de la lluvia, que tanta falta hace. A esperas de conocer la medición de este martes, la del pasado día 30 indicaba que el pantano de Portodemouros estaba al 41,7 % de su capacidad total. En 2020, estaba al 62%, lo que nos da una idea de la sequía que estábamos padeciendo en lo que va de otoño. Por de pronto, con los aguaceros de este puente los ríos ya van recuperando caudal. El Deza, a su paso por el área recreativa de Pozo do Boi, en Vilatuxe, está a punto de desbordarse. Y es que, según los datos de Meteogalicia, este río alcanzó el martes un caudal máximo de 111,06 metros cúbicos por segundo (m3/s). Ayer ya había bajado a los 59,9.

Pero los efectos de las precipitaciones se notan si vemos el caudal medio: el martes estaba en 36,5 y ayer en 41,36. El caudal mide la cantidad de agua que fluye por una zona determinada en un momento concreto. El nivel, en cambio, es la altura de la superficie del agua de una corriente. Y aquí podemos ver también la crecida gracias a la borrasca: anteayer el Deza tenía un nivel medio de 2,27 (el máximo fue de 3,45), y ayer estaba en los 2,45.

Compartir el artículo

stats