Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los concellos con guarderías de la Xunta asumen 370.000 euros de cofinanciación

Aquellos que afrontan el mantenimiento de los centros pagan 900 euros por matriculado | El período extraordinario se cerró con un total de 414 admitidos en la red “Galiña Azul”

Comienzo del curso en el centro Pontiñas de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar de la Xunta concluyó la valoración de la demanda de plazas para las guarderías de la red autonómica Galiña Azul en el período extraordinario de septiembre con un total de 414 niños admitidos. Según los informes públicos este censo supone que ingresó una treintena más de menores, no obstante todavía quedaron casi otros tantos en lista de espera.

La administración autonómica cuenta con ocho guarderías en las comarcas sujetas a un sistema de cofinanciación. Cada concello, en virtud de un acuerdo cerrado en su momento con la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) que asuma el mantenimiento de los inmuebles debe hacer frente al pago de 900 euros anuales por plaza. En caso contrario el desembolso asciende a 1.500 euros por cada niño matriculado. Las liquidaciones –el Concello de Lalín acaba de abonar 24.760 euros del segundo pago de este año– suelen pasase en dos veces. Si tenemos en cuenta que todos los municipios de las comarcas con escuelas infantiles de la red Galiña Azul hacen frente a las obras de mantenimiento de los edificios, este curso deberán hacer frente a una cofinanciación que se va hasta los 372.000 euros.

Los listados de admitidos divulgados por el consorcio autonómico indican que las dos guarderías lalinenses completaron su aforo y siete pequeños quedaron en lista de espera. En la Pontiñas, sus 75 plazas, se estructuran con una decena de matriculados en el tramo de 0 a 1 años; 25 (1-2) y 40 que tienen entre dos y tres años de edad. En el recinto educativo del Polígono Lalín 2000 son 6, 29 y 42 en cada segmento de edad. Cuatro niños quedaron sin plaza en la guardería de Silleda, que da cabida este curso a 67 menores: 4 (0-1), 32 (1-2) y 31 de entre 2 y 3 años. En la de Vila de Cruces todos fueron admitidos y el número de matriculados asciende a 42.

Si nos vamos a la comarca vecina, en Tabeirós-Montes cabe reseñar la elevada lista de espera existente en la guardería de A Estrada, con 14 pequeños sin plaza. De los 64 admitidos, 8 tienen menos de un año, 25 (1-2) y 31 (2-3). En la de Forcarei son 14 los niños que disfrutan de este servicio público. Por último, en Cerdedo-Cotobade funcionan dos instalaciones, que albergan a un total de 75 matriculados. La de mayor demanda es la situada en la localidad de Tenorio (58), mientras que en la del núcleo de Cerdedo se matricularon 17 pequeños.

Gratuidad total de cara al próximo curso

Pese a tratarse de un servicio público los padres de los pequeños asumen unos pagos por matrícula que están regulados en el Decreto 49/2012, del 19 de enero. Las cuantías varían en función de las rentas familiares y otros condicionantes, además de, evidentemente, si los niños están a media jornada o completa y si hacen uso del servicio del comedor. Desde abril del año pasado la atención educativa es gratuita para los segundos hijos y sucesivos (con independencia de la edad del primero) en todas las escuelas infantiles de la comunidad autónona independientemente de su titularidad –pública, de iniciativa social, privada o de gestión municipal–. Esta medida será generalizada por el gobierno gallego para el próximo curso 2022-20-23 a todos los niños de entre cero y tres años. Esta propuesta, anunciada meses atrás, se aplicará sobre las tarifas que actualmente tienen que asumir las familias, pero no afectará en ningún caso al modelo de cofinanciación entre el Consorcio de Servizos de Igualdade y Benestar y los ayuntamientos.

Compartir el artículo

stats