Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un segundo con corazón de primero

El estradense Kike García se proclama subcampeón de España de culturismo en la Federación WABBA después de dos años alejado de la competición

El culturista estradense Kike García posa para FARO. Bernabé

Kike García vivió un 2019 para el recuerdo. El estradense logró ese año la victoria en la Copa de España WABBA y disputó el prestigioso Hércules Olimpia en el casino de Estoril. A partir de ahí, el culturista se retiró de la competición, centrándose en preparar a sus alumnos, aunque sin dejar nunca de cuidar su cuerpo en el gimnasio. Ese buen estado de forma fue clave a la hora de decidirse a volver a subir a un escenario. En solo tres meses de entrenamiento específico se presentó a la Copa de España, una competición en la que se quedó a las puertas de la victoria.

Hacia dos años que Kike García no se subía a una tarima. Fue en un 2019 para el recuerdo, en el que se proclamó campeón de España en la federación WABBA y en el que obtuvo una plaza para el Hércules Olimpia. A partir de ahí, el culturista estradense se centró en preparar a sus alumnos en el Korporis Gym de Boiro, entre ellos el reconocido Brais Vicente Conde. García no tenía previsto por el momento regresar a la competición hasta hace solo unos meses. “Fue algo que surgió. Yo siempre me mantengo fuerte y sano. Tenía un buen tono físico, así que en tres meses estaba listo para salir a competir de nuevo”, reconoce el culturista, contento con el nivel al que llegó a la Copa de España celebrada el pasado sábado en la localidad de Trillo (Guadalajara). Allí, el estradense terminó logrando un subcampeonato que sin embargo no lo dejó satisfecho de todo. “Voy a lo que voy. Para quedar segundo no me habría preparado”.

El buen nivel de Kike García quedó patente desde que subió al escenario, siendo desde el principio el gran favorito. “Me trataron como yo fuese el mejor, posando siempre de primero en las comparativas”, explica. La victoria se le escapó sin embargo con una pose obligatoria que no había preparado y que decidió sustituir por otra sobre el escenario. “La culpa fue mía, por no prepararla porque por físico estaba mejor que los demás. Salimos más grandes, apurando al máximo el peso, con la mejor condición de la categoría y la mejor piel sequedad. Fallé en una posee y eso me perjudicó”, lamentó el culturista estradense, que espera que este segundo puesto en su retorno a la competición le sirva como lección para el futuro.

Kike García se proclama subcampeón de España de culturismo en la Federación WABBA

Kike García se proclama subcampeón de España de culturismo en la Federación WABBA

Un fallo en una pose que no había preparado lo relegó a la segunda posición

El segundo puesto conseguido en la prueba de la Copa de España celebrada en Trillo no dejó del todo satisfecho al estradense, que confiaba el repetir el triunfo logrado hace dos años. Kike García señala sin embargo un fallo que lo terminó bajando del primer al segundo peldaño del podio. “El primer puesto lo perdí yo”, lamentó. El motivo de su enfado fue una pose obligatoria que debía realizar y que no había preparado. Se trataba de un “vacío abdominal”, en el que los culturistas deben meter su barriga, en una postura similar a los hipopresivos. “No contaba con ello porque es una pose que no hay en otras federaciones”, explicó el estradense. Cuando el jurado mandó a los participantes realizar este posado, Kike García apostó por realizar una pose clásica diferente, no haciendo caso a las directrices. “La verdad es que no pensé que me fuese a penalizar tanto. Preferí hacer una pose diferente a una que no tenía trabajada. Me equivoqué porque no era una pose tan difícil y probando después no me sale tan mal”, manifestó el estradense, que considera que, si no fuera por ese fallo, era claramente el mejor de todos los participantes en cuanto a físico.

Un fan del increíble Hulk desde pequeño

“Siempre me gustaron los cuerpos musculados. Cuando era pequeño veía películas y me gustaban los típicos Action Man o Schwarzenegger, muy musculados. Siempre me llamaban la atención. Recuerdo que mi superhéroe favorito era el increíble Hulk”. Las palabras de Kike García al recordar sus inicios en el mundo del culturismo explican la pasión con la que vive este deporte un hombre que con quince años era un joven delgado que no pasaba de los sesenta kilos. A partir de ahí fue cuando comenzó en el gimnasio, aunque inicialmente no de manera decidida. Eran tiempos de juventud, con poco descanso y más centrado en disfrutar de otras cuestiones. Su vida sin embargo cambió con 19 años, cuando comenzó a tomarse este deporte mucho más en serio. Fue ganando kilos de músculo hasta debutar en competición con 24 años, con un peso de 72 kilos. Hoy, con 1,74 de estatura, está en 83 kilos, aunque fuera de temporada de competición aumenta para acercarse a los 90. Como suelen hacer muchos culturistas, ese peso se va recortando antes de las citas marcadas en el calendario con el objetivo en su caso de meterse en la categoría de 82 kilos. “Estaba muy bien, con unos 86 kilos pero con ese peso me quedaba en tierra de nadie. Con mi altura y mi peso no me iba a comer un rosco en la categoría superior. Es mejor bajar y salir con 82, donde me veo muy grande y apretado”, explica el estradense.

El culturista estradense Kike García posa para FARO. Bernabé

Dos nuevas competiciones en Alicante

Kike García se encuentra esta semana en Alicante, donde el próximo fin de semana tiene dos nuevas competiciones. El sábado día 6 participará en el Campeonato de España de la federación NPC. Al día siguiente volverá a subirse al escenario, en esa ocasión para disputar en la Copa Ben Weider, una competición de ámbito internacional en la que se espera la participación de los mejores culturistas del mundo. La intención del culturista estradense es poner punto y final a la temporada después de estos dos campeonatos, aunque un buen resultado en Alicante podría abrirle la puerta a competiciones de más nivel.

Compartir el artículo

stats