Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis años y 1.000 kilómetros a pie

Los 25 trazados diseñados por Roteiros de Lalín abarcan 460.000 metros de parajes singulares | En sus actividades participaron 4.400 personas

Un grupo asciende por la Carballeira da Crespa, en Doramiro, en la Ruta do Castro de Sestelo. Roteiros de Lalín

Más de 40 personas acudían en octubre de 2015 a la reunión convocada en el consistorio de Lalín para conocer el proyecto de José Luis Rodríguez Jácome: la puesta en valor del patrimonio natural, histórico y artístico con distintos trazados a pie. En esos primeros cuatro años, coincidentes con el mandato municipal, se activaron 19 rutas. Con el objetivo de mejorar la operatividad y el funcionamiento del proyecto, Roteiros de Lalín se constituye como club deportivo y se pone en marcha Viarium Dezae, en este caso estructurada como asociación cultural. A día de hoy ambas, que funcionan de manera coordinada, aglutinan a 92 socios y una treintena de personas federadas en la modalidad de senderismo. Este año se materializó un convenio con el Concello para la realización de distintas actividades.

La bautizada como Ruta dos Pazos e Ponte Taboada fue la primera caminata. Más de 200 personas se juntaban un 25 de octubre en la Praza da Igrexa lalinense para completar en unas cuatro horas un recorrido de 14 kilómetros por el Paseo do Pontiñas, Bergazos, Camiño de Santiago, Muíño do Escribano (A Laxe), Castro e Castriño de Bendoiro, Pazo de Bendoiro, CEIP de Prado, Igrexa de Prado, Pazo de Eirixe, Liñares, Devesa de Liñares y Ponte Taboada; donde un milenario paso une los términos municipales de Lalín y Silleda. Fue el primero de 24 más que totalizan 459 kilómetros de paisajes únicos, iglesias, pazos o otros elementos patrimoniales que muchos vecinos descubrieron gracias a Roteiros. A diferencia de otros proyectos que comienzan con mucho brío y luego la llama se va apagando, este está totalmente asentado por la labor de un grupo de colaboradores, Rodríguez Jácome al frente.

Descubrir el patrimonio es una de las motivaciones del proyecto Roteiros

En el portal roteiros.lalin.gal está disponible parte de la historia de esta iniciativa, que no se limitó a señalizar rutas o desbrozar caminos, pues estas 25 se pueden descargar en aplicaciones móviles y cada una tiene adjunta una ficha con reseñas históricas de los lugares de paso. Algo menos de la mitad son circulares y sus longitudes oscilan entre los 13 y los 25 kilómetros. Las hay accesibles para casi todos los públicos, incluso para niños de corta edad, y más exigentes como las que discurren por la hermosa Serra do Candán.

En algunos casos, en colaboración con la administración pública, fueron editados programas de mano. También cabe destacar que en el track de muchas caminatas se ofrece más de una alternativa; es decir, recorridos más cortos o de mayor distancia para aquellos que se encuentran en mejor forma física o salen a pasear sin prisas y solo con el objetivo de disfrutar. Los trazados marcados y listos para ser recorridos nos permiten viajar por 38 de las 48 parroquias del municipio lalinense y descubrir 22 iglesias, 11 capillas, más de una quincena de cruceiros, una docena de pazos o casas grandes; además de mámoas, molinos, alvarizas y otras construcciones históricas.

Pese a que son 25 las rutas diseñadas, el colectivo realizó un total de 46 actividades en las que tomaron parte 4.390 personas. Entre otras destacan salidas al Camiño dos Faros (etapa Arou-Camariñas), Grovas-Neveiras de Fixó (Forcarei), Roteiro nocturno petroglifos do Carrio, Roteiro da Telleira de Sello (Lalín) o una por las montañas de O Courel. Concursos de fotografía, colaboraciones con colectivos y ayuntamiento para iniciativas puntuales fueron otras actividades. También se promovió la realización del Camiño de Inverno (Ponferrada-Santiago) en distintas etapas hasta completar los 265 kilómetros que separan la villa del Bierzo y Praza do Obradoiro.

Participantes en el trazado del Camiño de Inverno entre Ponferrada y Santiago. Bernabé

Explicaciones del geógrafo Antonio Presa en uno de los recorridos. Roteiros

Objetivos fundacionales

Como rezan sus objetivos fundacionales, Roteiros de Lalín nace con el fin de divulgar el patrimonio natural y cultural, además de ejercer como herramienta de sensibilización ambiental. La recuperación y puesta en valor de los caminos tradicionales; dinamización socieconómica en base a criterios de desarrollo sostenible; promover la integración y cohesión social y la participación ciudadana o incorporar las herramientas tecnológicas a las actividades son elementos irrenunciables.

Los nuevos hábitos sociales abogan por un estilo de vida más saludable y, sin necesidad de meterse de lleno en una actividad física frenética, para sentirse mejor un paseo por las tierras dezanas es una receta con la que comulgaría cualquier facultativo. Es más, salvo los meses más duros de la pandemia y el obligado confinamiento, salir a conocer aluna de estas rutas fue un salvavidas al que se amarró mucha gente para aliviar la tensión de unos largos meses en los que nuestra vida cambió demasiado. 

“La gente se sorprende y dice: ¿pero esto lo tenemos en Lalín”

José Luis Rodríguez Jácome - Impulsor del proyecto

decoration

Rodríguez Jácome en un camino de A Xesta. Bernabé/Javier Lalín

Funcionario de profesión, Jose Luis fue uno de los ciclistas aficionados destacados de la comarca cuando este duro deporte era practicado por un puñado de jóvenes. En 2015 propuso al entonces teniente de alcalde Nicolás González un proyecto que ya no tuvo retorno y el Concello firmó meses atrás un convenio de colaboración con este colectivo por la gran labor que realiza para, también, la difusión turística de la tierra del Cocido.

–¿El balance de estos años será satisfactorio?  

– Uno su tiempo libre lo dedica a cosas que le gustan y el proyecto de Roteiros de Lalín es muy gratificante por el contacto con la naturaleza, el patrimonio y por la colaboración con muchos colectivos en algo muy plural y participativo. La gente siempre lo ha apoyado y se ha mostrado agradecida. Es un proyecto transferible, con las bases bien montadas para que cuando el ciclo de un grupo de personas se agote pueda venir otro y continuar.

–Este proyecto va más allá de trazados señalizados... 

–Sí, efectivamente. No se trata de salir a andar sin más, los caminos ejercen de vehículo de comunicación entre todos los elementos patrimoniales y etnográficos que tenemos; es como un escaparate para que se vea todo lo que tenemos en el término municipal de Lalín, que muchas veces es desconocido por los que somos de Lalín. La idea es ir a todas las parroquias porque los recursos que van para el rural son peores y debemos pensar que lo que hoy es Lalín se lo debemos al rural, todas las aldeas tienen una historia que contar. Las rutas son casi más una excusa.

–¿Qué es lo que más llama la atención a los participantes en las caminatas?

–La gente cuando descubre esos lugares singulares, en casos al lado de casa, se sorprende y se frota un poco los ojos diciendo, ¿pero esto es, esto tenemos en Lalín? No hace falta ir a buscar estos lugares lejos. A la gente de fuera le llama la atención la conservación del paisaje, sin demasiado eucalipto, las casas de aldea que tenemos, el patrimonio etnográfico o se encuentran con una iglesia románica que ni sabían que existía. Hay un factor sorpresa de descubrir cosas que ni uno imaginaba que estaban aquí al lado. 

Compostelanos de paseo por Lebozán

Representantes de Roteiros de Lalín recibieron anteayer a un grupo de personas del Club Rutas a Pie procedentes de Santiago de Compostela para realizar la recién estrenada ruta de Lebozán. El trazado los llevó por los valles de los ríos Lebozán y Abeleda, además de otros “especiales” como la Devesa da Ermida do Medio y el Campo dos Lobos. La entidad está dispuesta a seguir promocionando sus rutas entre clubs de senderismo o empresas de turismo activo que así lo soliciten. 

Compartir el artículo

stats