Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dozón estrena distrito empresarial

Grafidozón y José Ramón Janeiro destacan la estratégica situación geográfica del vivero de empresas del municipio como uno de sus atractivos para los emprendedores

José Ramón Janeiro y Vanessa Villar, ayer, delante del vivero. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La empresa de reciente creación Grafidozón y el proyecto de emprendimiento de José Ramón Janeiro Gil son los adjudicatarios de los dos primeros espacios disponibles en el vivero de empresas de Dozón. La junta de gobierno local aprobó esta semana en una sesión extraordinaria la concesión por un período de doce meses, prorrogables por otro tanto. Los beneficiarios disponen de un plazo de 15 días para subscribir el acuerdo de la cesión de espacio y un período adicional de un mes para ocupar las instalaciones municipales. Los responsables de ambas empresas ponen en valor la situación estratégica del vivero como reclamo para los emprendedores de la zona.

En el caso de Grafidozón, el lugar asignado es el denominado Zona 1, con una superficie de 230,01 metros cuadrados. Se destinará a actividad de impresión y artes gráficas, con la que se crearán dos puestos de trabajo a jornada completa. Vanessa Villar Pardo es una de las socias de la firma natural de la parroquia cruceña de Camanzo, que explica que “somos una sociedad que se crea de nueva constitución y en la que los socios tenemos en este mundo de las artes gráficas mucha experiencia. En mi caso particular, llevo casi 18 años trabajando en talleres de serigrafía”. El taller que se pondrá en marcha en Dozón, además de serigrafía, comprenderá rotulación o bordado, entre otros servicios. Vanessa Villar indica que Grafidozón “nace precisamente para dar una vía a este servicio que demandan varios clientes”.

La socia de Grafidozón recuerda que en el Concello de Dozón “somos la única empresa que nos dedicamos a esta especialidad, que fue una de las cosas que también nos gustó de ese Concello como es no tener una competencia real a la hora de empezar, aunque sí la hay en otros concellos y sabemos perfectamente cómo funcionan. Por eso nos vamos a centrar en el aspecto de los plazos de entrega, que queremos que sean los menores posibles”. Villar asegura que en su empresa “apostamos por maquinaria de última generación para ser competentes y visibles en un plazo corto de tiempo”. Junto a ella, en la nueva firma de Dozón estará trabajando una joven de 22 años natural de Orense que cumplió con el perfil en diseño gráfico que buscaba una empresa que presume de ofrecer unas buenas condiciones en lo que la conciliación laboral se refiere. Al igual que Janeiro, Villar destaca la situación del vivero, su proximidad a la autopista y los accesos a ella para terminar diciendo que “consideramos que Dozón es un concello que se puede explotar”.

Por su parte, José Ramón Janeiro Gil asegura que en principio su proyecto “llevará mi nombre porque soy autónomo o incluso las iniciales de JRJ”. El emprendedor tiene claro que “me gustaba la idea de establecerme en Dozón porque soy nativo de aquí. Empecé trabajando en una carpintería metálica, después estuve trabajando en un par de empresas dedicadas al sector del metal y desde 2012 me di de alta como autónomo”. Janeiro hace referencia a los cambios que ha sufrido su especialidad con la aparición de la pandemia para destacar que “la gente ahora se dedica a reparar casas y demás, demandando forja para barandillas, escaleras de caracol e interiores. Por eso, en principio, me animé a emprender este proyecto porque pienso que es el momento adecuado”. Aunque no tiene una previsión de facturación, “la idea es empezar por esta zona porque es donde tienes más demanda pero el plan es diversificar un poco la producción”.

Tanto Villar como Janeiro piensan que la puesta en marcha de las primeras firmas en el vivero empresarial de Dozón podría hacer de efecto llamada para otros empresarios. “Lo ideal sería que cuando empecemos los primeros a trabajar venga más gente para sacarlo para adelante porque esto estaba estancado”, recuerda Janeiro.

Expansión

El nuevo distrito empresarial de Dozón también es para sus primeros moradores un primer paso para una futura expansión de sus respectivos negocios. Janeiro tiene claro que “lo primero es empezar en Dozón y, en el caso de poder expandirme al resto de la comarca, se haga desde este vivero. A corto plazo, lo que quiero es montar una nave nueva y ampliarla, pero eso se irá viendo con el tiempo”. De igual forma, Vanessa Villar afirma que “un vivero de empresas como el de Dozón te ofrece la oportunidad para que tú empieces sin estar pensando en cómo vas a hacer o dónde te tienes que instalar. Estamos hablando de naves con más de 200 metros cuadrados que te dan un servicio. Nuestra idea es expandirnos porque sabemos perfectamente hacia qué mercado nos tenemos que dirigir”. Los dos atendían ayer a esta Redacción desde el propio vivero haciendo votos para poder iniciar pronto su aventura empresarial.

Compartir el artículo

stats