Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuesta de enero para Papá Noel

El encarecimiento de las materias primas y un suministro a cuentagotas prevé que los precios de los juguetes se disparen y aconseja anticipar las compras de Navidad

Una familia mira juguetes en A Estrada. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Papá Noel lo tendrá este año tan duro como el turrón. Ni siquiera los elfos podrán ayudarle, por mucho que mantengan bien alto el ritmo de fabricación de los juguetes destinados a adornar el pie del árbol en la noche de Navidad. Si subir a pie la cuesta de enero ya tira, hacerlo arrastrando un trineo repleto de regalos será todavía más difícil. La crisis de las materias primas, el encarecimiento del combustible y el suministro de mercancía a cuentagotas hace que desde el sector de las jugueterías se recomiende anticipar especialmente este año las compras de Navidad y se advierta de que los precios experimentarán un considerable incremento.

Cuando llegaron los últimos patinetes pedidos por la juguetería Tiko Doco de A Estrada, sus propietarios revisaron la factura y no dudaron en tirar de teléfono para intentar aclarar los nuevos precios. Señalan que se produjeron “unas subidas tremendas” que, en el caso de este artículo, oscilan entre el 20 y el 60%. Apuntan que el incremento en el precio de los juguetes será generalizado y que ya son muchos los fabricantes de las multinacionales más conocidas de este ámbito que no tienen producto. “Hay ya mucho juguete que está en rotura de stock”, manifiestan.

Cierran ventas

Lo habitual es que en el mes de julio las jugueterías reciban el pedido para la campaña de Navidad. A partir de ahí, a medida que se vayan acabando los artículos, realizan reposiciones hasta diciembre, momento en el que los proveedores suelen dejar de servir. Sin embargo, algunas multinacionales ya dejaron de enviar juguetes en julio, de manera que habrá artículos que serán imposibles de encontrar cuando llegue el furor navideño. “Se quedaron sin producto y no lo van a tener, y todas las demás irán en cascada”, apuntó Alfredo González.

Desde esta juguetería de A Estrada se pone el acento en que juguetes habrá, la cuestión es que se ajusten a lo que los niños pongan en su carta a Papá Noel o a los Reyes. A mayores, el precio será diferente. En este sentido, González calculó que el 50% de los artículos que lleguen a los lineales experimentarán un aumento de su precio de entre el 20 y el 40%. Los que más se incrementarán serán aquellos cuya fabricación exija más plástico o aluminio, dos materias primas que multiplicaron su precio.

Algunos de los imprescindibles en las cartas de Navidad de muchos niños y niñas se convertirán en productos más perseguidos y escasos que nunca. Las muñecas de moda, los dinosaurios de mayor tirón, figuras de los míticos superhéroes o los juegos ligados a algunos de los éxitos televisivos del momento inician su propia cuenta atrás hacia el fin de existencias.

Mercancía, habrá

“Mercancía va a haber,” calma el responsable de Tiko Doco en A Estrada, si bien no deja de reconocer que los juguetes que suelen agotarse cada Navidad, este año lo harán antes. “Las empresas están mandando la mercancía en sacos, ya no en cajas de cartón por la falta y el precio de este”, expone. “Juguetes habrá, pero en algunos casos habrá que tirar de imitaciones que, por ahora, están respondiendo bastante bien”, sostiene.

“Las bicicletas de paseo no las va a haber para Navidad.”, ejemplifica Cristina Moure desde esta misma firma de A Estrada. Apunta que a esta tienda se las llegaron a servir porque hicieron un pedido muy grande, pero que se trata de un artículo que estará agotado en muchos sitios para las fiestas.

Las reservas se anticipan

Si, hasta ahora, las reservas de juguetes comenzaban a hacerse en el mes de noviembre, este año la previsión se ha anticipado un mes y ya tienen abierta la lista para clientes que quieran asegurarse tener los regalos que sus niños incluirán en la carta a Papá Noel o a los Magos de Oriente. De hecho, en esta ocasión se recomienda más que nunca ser previsores, a no ser que uno esté dispuesto a llevarse a casa lo que encuentre en el último momento. “Todavía falta mercancía por recibir, pero está comprometida, aunque se está retrasando. El 80% lo tenemos ya en tienda”, tranquilizan.

Preocupación en el comercio

“Es muy preocupante lo que está pasando en el mundo en estos momentos y, comercialmente hablando, ni te cuento”, apuntó el también presidente de la Asociación de Comerciantes da Estrada (ACOE). “Estamos con la cuerda al cuello”, reconoció Alfredo González, que puso el acento en la subida de la luz, el gasóleo, autónomos o materias primas, entre otras muchas. “El que más y el que menos está para cerrar las puertas porque no se dan cubierto gastos del modo en que subió todo”, dijo. Añadió que en muchos casos es el comerciante el que asume este incremento, pero confiesa que la situación se ha vuelto ya “insostenible”.

“Esto es una guerra encubierta, diría que hasta psicológica. Hay empresas que cerraron por el precio de la luz y algunas que ya solo trabajan los fines de semana para reducir costes.A alguna le pasó el recibo de 8.000 euros a 22.000”, lamentó el presidente de la ACOE.

Compartir el artículo

stats