Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pazo de Oca se va de boda

El Versalles Gallego acoge el trajín de hasta tres planes para que la lluvia no reste brillo a la boda de Lucía Bárcena y Marco Juncadella

Material acumulado a la entrada del palacio pensando en las tres opciones de montaje. Abajo, los novios.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN /IG

Material acumulado a la entrada del palacio pensando en las tres opciones de montaje. Abajo, los novios. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN /IG

Voto de silencio en el Pazo de Oca. Mientras los vecinos de las casas que comparten plaza con el conocido como Versalles Gallego esperan a que muchos de los protagonistas del papel couché empiecen a desfilar por el entorno, intramuros todo es mutismo. Oca se va de boda este sábado. Se habla poco, pero se trabaja mucho. Si no se puede comentar, no queda más remedio que observar. Y para eso, estos días la butaca en la Plaza de Oca cotiza al alza.

Mobiliario embalado para alguno de los tres planes organizativos. Bernabé/Javier Lalín

Este pazo estradense, propiedad de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, ha sido el espacio escogido para el enlace entre la influencer viguesa Lucía Bárcena y el aristócrata Marco Juncadella, hijo de la princesa Cristina de Hohenlohe –perteneciente a una de las dinastías más antiguas de Europa– y del empresario José María Juncadella. El novio es, por tanto, primo de la actual duquesa de Medinaceli.

Preparativos en el patio interior del palacio. Bernabé/Javier Lalín

Nadie sabía ayer nada en Oca. O, si lo sabían, no dijeron ni esta boca es mía. Claro que, si en una boda que reunirá a la nobleza española y europea en Galicia hay alguien que lo sabe todo, esa es la wedding plannner. Y allí estaba ella, desde las cuatro de la mañana en marcha y con el estrés por las nubes. La firma encargada de que todo resulte perfecto en la que promete ser un boda de ensueño es Petite Mafalda. “El montaje no se ha hecho todavía”, indicó la encargada de dirigir la cantidad de entradas y salidas de material al palacio. “El tiempo condiciona mucho las cosas”, asume. Y no le falta razón. Aunque hace unos días el sol caía a plomo, el cielo amenaza lluvia. Y no parece querer conformarse con cuatro gotas. En todo caso, no conseguirá restar brillo a la que será la boda del año en Oca. De eso se encargan tres planes: A, B y C, que esperarán hasta el último momento para conformar el escenario ideal que permita a novios e invitados disfrutar de una velada de ensueño. “Está todo organizado pero reservado”, comenta la organizadora.

La feliz pareja

La feliz pareja IG

“Hay que cubrir todas las opciones para que salga bien”, apuntó en relación al montaje, cabiendo esperar que, en una situación sanitaria como la actual, los impresionantes jardines del Pazo de Oca sean el escenario para celebrar el enlace. En todo caso, por haber, hasta había una carpa instalada en la zona de aparcamiento

Desde la organización se asume que la idea inicial es aprovechar todo el potencial que tiene el Versalles Gallego en lo que a amplísima zona verde se refiere. A toda la complejidad de organizar una boda de esta envergadura hay que sumar el hecho de que todo tenga que hacerse contemplando y respetando las medidas de seguridad, para disfrute y tranquilidad de todos los presentes. En todo caso, esta es una boda comenzada a organizar ya en pandemia, anunciada por la influencer viguesa en Instagram y cuyos detalles se planean desde hace un año.

Una nueva mirada al cielo y la intención vuelve a imponerse. Habrá que esperar al último momento posible para decidir cuál es la opción escogida de entre los tres diseños pensados para una boda en un entorno en el que la piedra y el agua hacen su propia magia. Petite Mafalda agitará su varita y el sueño continuará en A Estrada, claro que antes de darse el “sí quiero” la pareja tiene previsto realizar una carrera de karting, una escapada a las Islas Cíes, un torneo de golf y un cóctel en el Hotel La Toja. Sin embargo, el Pazo de Oca se reserva un protagonismo indiscutible como lugar en el que se celebrará la que se presenta como una de las bodas del año. Está previsto que reúna a Anna Gamazo y a su marido Juan Abelló, María Pombo, María F. Rubíes o Paula Argüelles. Aunque la pareja todavía no lo ha confirmado la revista Hola, a la que vendió la exclusiva, publica que “resuenan” los apellidos Fierro, Falcó o Fitz-James y cuenta que podrían estar invitados al enlace Carlos Torretta y Marta Ortega.

La también influencer gallega María Pombo compartió con Lucía Bárcena un mensaje que se hace eco de que la cuenta de Instagram Eltiempo le recomienda llevar “una chaquetita”. En realidad, poco importa que llueva o que haya que cubrirse los hombros. Para los novios no habrá un día más radiante.

Compartir el artículo

stats