Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los tecores renunciarán a la caza mayor si proliferan las denuncias por daños de jabalí

Dozón recuerda que los agricultores pueden contratar un seguro para sus cosechas | Acoge, como Lalín, batidas el fin de semana

José Rodríguez, con Manuel Fernández, en 2018, en una de sus fincas en Dozón con daños del jabalí. //Bernabé/Javier Lalín

José Rodríguez, con Manuel Fernández, en 2018, en una de sus fincas en Dozón con daños del jabalí. //Bernabé/Javier Lalín

La intención de Unións Agrarias de denunciar ante los juzgados todos los destrozos del jabalí en fincas de cultivo ha provocado una respuesta unánime entre los tecores. Las sociedades cinegéticas son, según la Ley de Caza actual, los responsables de los destrozos.

Los cazadores tienen claro que, si proliferan las demandas por destrozos, renunciarán a la gestión de la caza mayor en sus terrenos. Pasarían a ser terrenos libres y bajo el amparo de la Xunta que, eso sí, tendría que buscar cuadrillas cada vez que hubiese que organizar batidas por daños. Dozón está pendiente de los recursos de dos sentencias que le obligan a pagar en torno a 10.000 euros (las peticiones de dos ganaderos superaba los 16.000). Ya ha depositado la cuantía en el juzgado y su presidente, José Rodríguez, asegura que la decisión de Unións deja claro que “lo fácil es ir contra nosotros. Es una estrategia para ponernos a los cazadores en medio. Pero hay que pensar que si desaparecen los tecores por no tener viabilidad económica, en dos años puede haber un problema tremendo. En terrenos libres, la Xunta autorizaría como mucho tres batidas al año”.

Batidas en Dozón y Lalín

Con tal escasez de medidas, es lógico que la densidad de jabalí se dispare, “con lo que habrá más caza furtiva y más incendios para impedir que el jabalí críe en monte viejo”, sentencia Rodríguez también es ganadero y muestra su preocupación por cuestiones como “el encarecimiento de los costes de producción o la especulación de los cereales para hacer pienso, dos temas que también debería estudiar y denunciar Unións Agrarias”.

Rodríguez recuerda que los agricultores tienen la opción de contratar un seguro para sus cosechas, mientras la Xunta tiene en estudio su propuesta para un seguro voluntario de los tecores que cubra estos destrozos en cultivos. Por último, pregunta a Unións “si mudaría la Ley de Caza en caso de que el PSOE acceda al gobierno de la Xunta”.

Este fin de semana la cuadrilla de Dozón organiza una batida por daños en Pidre y Reboredo. Ha solicitado seis días de batida. Estos destrozos en Dozón son los primeros de todo el año. Habrá también batidas en Lalín, a pesar de que se esperan temperaturas por encima de los 30 grados, con el consiguiente riesgo de un golpe de calor entre los perros y las molestias para otras especies que están criando. El presidente de la Sociedade de Caza e Pesca de Lalín, José Luis Montoto, recalca que “es cierto que hay daños, pero los cazadores hacemos todo lo que podemos. Ofrecemos todo lo que está en nuestras manos a los ganaderos, desde organizar sueltas y recorridos con perros atrailados a contactar con Medio Ambiente para obtener el código de las zonas donde hubo daños”, aunque no se presentasen denuncias previas por estos destrozos.

Lalín dispone de tres cuadrillas para jabalí, que en la campaña pasada abatieron 348 ejemplares, sin contar los de batidas (éstos llevan un precinto diferente). Por el momento, no ha llegado a los juzgados ninguna denuncia contra este colectivo de cazadores. Pero, en vista de la tremenda superficie agraria que tiene el municipio, si comienzan a presentarse demandas, la sociedad cinegética puede estar en peligro por no poder hacerle frente, pese a que cuente con 500 socios. Y es que solo la póliza de seguro por accidentes de tráfico ya cuesta unos 6.000.

A Estrada, sin daños

“Nosotros entendemos la problemática, pero hace falta un acuerdo, Tenemos que llegar a un consenso y mudar la Ley de Caza, porque no podemos cargar los cazadores con el muerto”, recalca Montoto. Recordemos que este colectivo ya ha firmado un convenio con el Concello de Lalín para limpieza de montes, siembras y cultivos destinados a alimentar la caza menor.

Por el momento, no hay daños de jabalí en los terrenos que gestiona la Sociedad Deportiva Río Ulla, de A Estrada. Aún así, el colectivo solicitó a Medio Ambiente dispersiones para todo este mes. Su presidente, Manuel Sanmartín, recalca que “nosotros lo tenemos claro. Si hay una denuncia, pagaremos solo una vez, y después renunciaremos a los derechos de la caza mayor”. Entiende que Unións defienda a los agricultores, “pero puede ser la pescadilla que se muerda la cola, porque si desaparecen los tecores, después sí que va a haber daños”. En el caso de este tecor, le quedan dos años y medio para pagar un crédito. La actual directiva tuvo que hacer frente a un préstamo de 40.000 euros.

Compartir el artículo

stats