“Somos o presente das nosas aldeas. Imos conservar o futuro”. La pancarta de la asociación Alarma na Terra de Montes no podía ser más aséptica ni apolítica. Comenzaban a colocarla en una de las paredes del pabellón deportivo de Forcarei, donde en la mañana de ayer se convocó una reunión informativa ante la proliferación de proyectos de aprovechamiento de la energía eólica. Sin embargo, para sorpresa de muchos, la alcaldesa de Forcarei, la socialista Verónica Pichel, ordenó que se retirase. El mensaje, compartido por cualquiera, tuvo que trasladarse al exterior del recinto.

Pancarta, ya en el exterior del pabellón de Forcarei.

Pancarta, ya en el exterior del pabellón de Forcarei.

El colectivo que firmaba la pancarta no quiso pronunciarse sobre el polémico gesto, que no gustó a muchos de los presentes. Tampoco lo hizo el gobierno local, con el que esta Redacción se puso en contacto a través de su departamento de comunicación. Alarma na Terra de Montes decidió no hacer comentarios al respecto, dejándolo en un segundo plano y conscientes de que tienen por delante una batalla mucho más importante, que su defensa es la de los vecinos y el territorio frente a los parques eólicos y que su guerra es ajena a toda connotación política.

Reunión de la junta de la plataforma de Carmoega.

A la sesión acudieron más de 120 personas, muchas de ellas de Forcarei pero también otros afectados por eólicos en Cerdedo-Cotobade o Silleda, entre otros municipios vecinos. La presidenta de Alarma na Terra de Montes, Rocío García Valladares, puso el acento en la importancia de facilitar toda la información posible a los vecinos en un momento de presentar alegaciones a “megaparques” como el de Tramontana o Siroco, junto con sus tres líneas de alta tensión. El colectivo pone el acento en que solo el primero tiene una relación de bienes afectados de 110 páginas, con una poligonal de afección de 2.000 hectáreas en la zona de Pereira, Quintillán, Meavía o Graña de Umia, entre otros lugares.

El de Siroco, en la zona de Carballedo, Sacos o Cávado (Cerdedo-Cotobade) tiene una afección todavía mayor. Los vecinos acaban de terminar con las alegaciones del parque de Porto Vidros y comienzan ahora con las de esta nueva instalación. “No hay tregua”, remarcan.

SOS en forma de carta de una vecina de Pedre

“Me dirijo a ustedes como una de las últimas opciones para salvar nuestros pueblos de una muerte lenta y agónica”. Así comienza una vecina de Pedre la carta que dirige a la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA). A continuación describe la pretensión de instalar en esta parroquia cerdedense el parque eólico bautizado como Porto Vidros, “con aerogeneradores de entre 150 y 200 metros de altura a menos de 1,5 kilómetros de las casas. “Bajo la excusa de utilidad pública, una gigantesca empresa, que obtiene altos rendimientos de producir energía para el resto del país, se considera con derecho a quebrantar la vida de la vecindad y su patrimonio personal, así como el patrimonio público, con la aprobación de la administración autonómica”, relata. “¿Cómo una administración que estos días presenta en Fitur su comunidad como un destino seguro para el turismo, no es capaz de dar una vida segura a su ciudadanía? (...) y pone en su Twitter Vivimos en el mejor lugar del mundo y el mundo tiene que saberlo? Pues el mundo tiene que saber que Galicia es algo más que la catedral de Santiago, hermosas playas o fiestas gastronómicas. Galicia son sus gentes, sus tierras, sus montes, sus ríos, su fauna, su flora y nuestra forma de vivir. No queremos convertirnos en el parque eólico de España, queremos seguir existiendo como pueblo, como personas en nuestra tierra y este tipo de proyectos dificulta mucho seguir viviendo aquí”, traslada esta vecina. La pretensión de esta vecina de Pedre es que se visibilice la problemática de este municipio, “que es la de toda Galicia”.

El megaparque de Lalín, presente en un ciclo de mesas redondas de Adega

Ariadna Fernández, vecina afectada por el megaparque de Val do Folgoso y Monte dos Porcallos, participa mañana martes en una mesa redonda que organiza Adega sobre los proyectos eólicos y en la que también intervendrán Carlos Penedo, de Rede Galega por un Rural Vivo; Alexandre Cendón, de Asemblea do Suído; y Araceli Macías, de Rural Mutante. Podrá seguirse a través de la web www.adega.gal. Por otra parte, continúa la labor de las plataformas vecinales para informar de las afecciones de los proyectos eólicos en Deza. Ayer, en Carbia tenía lugar un encuentro con la Plataforma de Afectadas/os Eólicos Vila de Cruces, y Roberto Vilela. Mientras tanto, la plataforma de Carmoega se reunió para esbozar un diseño alternativo al que propone Aldesa para la línea de evacuación del parque de Órrea. A nivel parlamentario, por otra parte, el BNG defenderá mañana en el pleno el desarrollo de un nuevo plan eólico, cuyos beneficios reviertan en la sociedad.