Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Imágenes para huir del olvido

Esta imagen forma parte del proyecto de “Cartografía do esquecemento”. | // ARIADNA SILVA

Todo comenzó en 2017. Año en el que una devastadora oleada de incendios arrasó los montes gallegos. Pese a la catástrofe, una idea nació en A Estrada. La fotógrafa Ariadna Silva encontró la inspiración para Cartografía do esquecemento. Un proyecto en el que todavía está trabajando pero con el que también ha conseguido llegar a lo más alto. La última gran sorpresa es su participación en el Festival Off de Photo España. Según explica Silva, “el festival más importante de fotografía a nivel nacional”.

“Voy a participar gracias a la invitación de la galería madrileña My Name’s Lolita Art, que se interesó en mi trabajo y se puso en contacto con la galería que me representa, que es Marisa Marimón”, apunta Silva. Así, una veintena de las fotos que forman parte de Cartografía do esquecemento viajarán a Madrid, donde podrán verse desde el 5 de junio hasta el 31 de julio. en My Name’s Lolita Art.

También en Braga

Pero sus fotografías sobre el bosque autóctono gallego traspasarán las fronteras. Está previsto que también formen parte de los Encontros da imaxe, un relevante festival de fotografía que se celebrará en septiembre en Braga. Además, se trata de uno de los festivales de esta disciplina más destacados de Europa.

Silva también prevé que sus fotografías se expongan en Ourense a finales de año y que pueda hacer un visionado de su proyecto en Barcelona. Aunque todavía no puede confirmar fechas, queda claro que la agenda de Ariadna se va estrechando y restando hojas al calendario. Eso es, sin duda, sinónimo de éxito.

Proyecto en curso

Según ella misma explica, Cartografía do esquecemento todavía es un proyecto en curso. Detrás de él se esconde una reflexión sobre cómo nos afecta, a nivel cultural, la pérdida del bosque autóctono. Así, las instantáneas que conforman dicho proyecto son muy variadas. Desde imágenes en las que se refleja un bosque de color verde intenso hasta árboles que, como esqueletos, muestran sus ramas quemadas por el paso del fuego.

La pandemia, más que alejarla del proyecto, la llevó a seguir profundizando en él. Esta situación de crisis sanitaria la ha llevado a buscar nuevas maneras de distribuirlo. Parece que los esfuerzos dan sus frutos, dada la gran cantidad de citas que tiene agendadas.

Las fotos que componen Cartografía do esquecemento no dejan de ser, por tanto, todo un ensayo sobre aquello que no deberíamos perder. Toda una reflexión fotográfica que invita a repensar qué es lo que está sucediendo en nuestros bosques. No solo por la evidente pérdida de biodiversidad, sino también por el peligro que corre la memoria colectiva de Galicia.

Compartir el artículo

stats