Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jóvenes que imparten lecciones

Arriba, los jóvenes limpiando las columnas donde aparecieron las pintadas, ya cubiertas. Reparación de la alambrada y limpieza.

Arriba, los jóvenes limpiando las columnas donde aparecieron las pintadas, ya cubiertas. Reparación de la alambrada y limpieza.

Solo una semana separa dos imágenes bien distintas del mismo elemento. Una, muestra el aburrimiento mal encauzado y la peor de las huellas posibles en un bochornoso “yo estuve aquí”. La otra, llena de luz y color el mismo espacio, de esperanza, abriendo una brecha que separa dos tipos de jóvenes, claramente definidos por sus propias acciones; sin necesidad de más etiquetas que las que ellos mismos pintan. En solo siete días el Centro Juvenil La Estación de A Estrada ha dado una lección de civismo a los vándalos que irrumpieron en el espacio que han hecho suyo estas asociaciones de jóvenes para afearlo con pintadas de mal gusto y de basura procedente de un improvisado botellón.

Jóvenes que imparten lecciones

“Queremos mostrar los tipos de jóvenes: productivos y aburridos”, indican desde La Estación. “Como sociedad debemos aprender a visibilizar las actuaciones de los jóvenes productivos como ejemplo del comportamiento mayoritario. Apoyar proyectos como el del Centro Juvenil La Estación es la mejor forma de aportar alternativas a lo jóvenes aburridos para que se sumen a la mayoría y construyan en positivo”, remarcan.

Jóvenes que imparten lecciones

Después de comprobar cómo había quedado el espacio que ocupan, desde el colectivo Imaxina e Axuda se organizó este fin de semana8 Borrar la huella del vandalismo les mantuvo ocupados desde las 11.00 a las 21.00 horas, contando con la participación de varias generaciones de jóvenes de este centro estradense. “Nuestro espacio lo cuidamos todos, si no lo cuidas, no es lugar para ti”. Así se resume su lección.

Compartir el artículo

stats