Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la repoblación de conejo sin retrasos en las entregas por la pandemia

Río Ulla repartirá el doble de ejemplares que otros años | En perdiz, la Sociedad de Caza de Lalín continúa con siembras de parejas | Dozón sigue a la espera de dos sentencias

La Sociedad de Caza de Lalín dispone de un parque de adaptación para los conejos. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Durante este mes, las sociedades de caza se afanan en la repoblación de conejo, para que los animales estén aclimatados cuando comience la nueva temporada de caza, a mediados de octubre. Además, estos casi seis meses les permitirán criar hasta dos veces. En las últimas semanas tuvieron lugar labores de desbroce así como quemas controladas, para acondicionar el hábitat de esta especie. También durante el invierno hubo siembras de trigo y centeno, como la que realizó la Sociedade de Caza de Lalín en varias zonas del monte Carrio, y ya encaminadas a alimentar a perdices.

Siembra en tandas

El colectivo que preside José Luis Montoto ya realizó por segundo año repoblaciones de emparejamiento de perdiz, para garantizar que críen en la zona. Sobre el conejo, Montoto explica que ya disponen de los permisos necesarios y que se distribuirán los conejos “en tandas, y tras revisar en qué zonas hay menos densidad”. Anima a todos los socios a participar de forma voluntaria en la distribución de esta caza, y asegura que las restricciones de movilidad de los últimos meses no afectan al pedido de animales en las granjas. Eso sí, debido a la pandemia sanitaria los primero encargos tuvieron que realizarse ya de forma previa.

Quien está pendiente de autorización es la Sociedad Deportiva de Caza e Pesca Río Ulla, de A Estrada. Su presidente, Manuel Sanmartín, confía en comenzar las labores de repoblación el próximo fin de semana. El colectivo sembrará unos 600 conejos, el doble que otros años. Será en agosto cuando repartan por el monte en torno a 300 perdices.

Parques de adaptación

Tanto en la sociedad cinegética de Lalín como en Rodeiro los conejos pasan antes por parques de adaptación. Es el mismo sistema que se usa en Cerdedo, y que permite que los animales se vayan adaptando al monte y durante sus primeros días tengan un lugar seguro donde comer y refugiarse. En Camba la repoblación comenzará a finales de mes, con 500 conejos y 400 perdices, como indica el presidente, Rubén Quintá. Su homólogo del colectivo de Cerdedo, Javier Santos, apunta que la siembra de conejos en esta zona no comenzará hasta mediados de mayo, puesto que trabajan con animales autóctonos. Sembrarán hasta 250, en grupos de 14. La perdiz será repartida semanas antes de la temporada, debido a la falta de comida. La sociedad cinegética de Cerdedo intentó tiempo atrás sembrar cereal en una parcela, pero “alguien cortó la alambrada y permitió el paso de ganado al interior”, lamenta Santos.

La Sociedad de Caza de Dozón, por su parte, ya distribuyó perdiz en enero y está a la espera de conocer el fallo judicial de dos denuncias de ganaderos por daños del jabalí en sus fincas. Le reclaman al Tecor, en total, más de 16.000 euros. Si tiene que afrontar este gasto, la sociedad de caza no podrá realizar repoblaciones. Al menos, sí quedaron ejemplares de conejo en bastantes puntos del Tecor, así como perdiz. “Todo depende de que críen bien”, apunta el presidente, José Rodríguez.

Menos daños del jabalí

El presidente de la Sociedad de Caza de Dozón, José Rodríguez, recuerda que los tecores, con estas campañas de repoblación y desbroces, “realizamos una labor de conservación del monte”. Por eso insiste en la necesidad de que la Xunta articule un sistema que ampare a los colectivos frente denuncias de daños por parte de los ganaderos. Porque, si un Tecor tiene que afrontar una multa para la que no tiene presupuesto, puede optar por desaparecer, con lo que la Xunta tendría que gestionar esos terrenos y encargarse de desplazar cazadores cada vez que hubiese batidas de jabalí por daños.

La temporada de caza de jabalí se cerró el 28 de febrero, con el cupo de precintos completo (y ampliado) en la mayoría de las sociedades cinegéticas de la zona. Así se explica que se hayan detectado daños en algunos prados, pero de menor envergadura que en años anteriores. El control sobre esta especie también supone cierta seguridad para la caza menor, puesto que el jabalí es un depredador nato tanto de perdiz como de conejo. En las últimas semanas también se detectan menos accidentes de tráfico causados por esta especie.

Compartir el artículo

stats