Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bum de las casas con volante

Carlos Liste es el propietario de una empresa de caravanas en Orazo. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Cada vez son más los que recurren a una autocaravana o una caravana para disfrutar de un fin de semana en compañía de familiares o amigos y también para unas vacaciones de más tiempo. Aquellos que no disponen de un vehículo de estas características pueden alquilarlos para vivir en primera persona las ventajas de realizar un viaje donde la programación y los horarios no son tan estrictos y el lugar de alojamiento puede improvisarse sobre la marcha.

El bum que experimentaron las caravanas tripuladas en un mismo vehículo llevó pareja la construcción de áreas públicas de pernocta, hasta el punto que, según datos que maneja la Xunta, en Galicia están habilitados cerca de 80. El mercado de este segmento de vehículos a motor sigue creciendo y en 2019 los gallegos matricularon 577 autocaravanas; un 10% más que en el ejercicio anterior. Entonces el parque móvil se en la comunidad autónoma se estimaba en unas 2.400 unidades.

Carlos Liste es el propietario de la empresa Mundicaravana, que funciona desde hace 12 años en la parroquia estradense de Orazo. Aunque su nicho de mercado se ciñe a las caravanas remolcadas, subraya que en los últimos tiempos la tendencia está cambiando hasta el punto que si antes de cada 100 unidades, 75 eran caravanas tradicionales, ahora es justo al revés. “Sí que existe un repunte muy importante en la venta de autocaravanas”, señala, por su profundo conocimiento del sector.

La comercialización de todo tipo de casas rodantes se avivó, señala, durante el año pasado, quizá porque se llegó a una época estival precedida de unos duros mese de confinamiento y restricciones derivadas de la pandemia sanitaria. Pero no todo so buenas noticias para el sector, que pudo mejorar sus números si los cierres perimetrales y otras medidas más duras en la movilidad no impidiesen a la clientela acudir a los concesionarios a ver los vehículos. “Si la gente no puede venir aquí a ver el producto eso se nota en el balance de ventas”, alega Liste, quien al mismo tiempo indica que el pasado año fue mejor que este en ventas de caravanas. La mayor parte de su mercado se concentra en Galicia, aunque también vende para Asturias, Castilla y León o incluso a la zona del Levante español. Su negocio también, que cuenta con servicio de taller y venta de repuestos, ofrece la posibilidad de alquilarlas y cuenta con unidades de segunda mano. Es un nicho de mercado en el que, según patronales del sector, se mueve el 34% de las ventas en España.

Espacio de autocaravanas en Lalín. Bernabé/Javier Lalín

Hay autocaravanas para muchos bolsillos y las más equipadas están al nivel del precio de una vivienda. Las denominadas integrales son las más costosas y su valor puede rebasar los 100.000 euros [o el millón los modelos más exclusivos que salvo milagro no nos vamos a cruzar en la carretera] y suelen estar basadas en chasis propios. Dentro de otro segmento se incluyen las llamadas capuchinas, que se pueden conseguir por entre 50.000 y 60.000 euros y las más básicas, aunque con las comodidades necesarias, son las perfiladas –desde 30.000 ó 35.000 euros–.

Un vehículo, ayer, en el área de A Carixa. Bernabé/Javier Lalín

Si tenemos un vehículo autorizado para remolque, la alternativa son las caravanas. Entre 13.000 euros las más limitadas de espacios y recursos y los 35.000 de las más equipadas suele moverse la horquilla de precios. La empresa de Orazo comercializa modelos seminuevos de cuatro plazas distribuidas en: Cama fija de matrimonio y salón convertible en cama de matrimonio por menos de 14.000 euros. El alquiler, tanto de autocaravanas como de los vehículos remolcados es otra opción por precios de algo más de 100 euros al día en función de la temporada del año.

Zona situada al lado del pabellón cruceño.

En las comarcas son cinco las áreas en las que el turista puede detenerse en su ruta para pernoctar. Muy cerca del centro del casco urbano lalinense fue construida una en 2017, cinco años después de que Vila de Cruces habilitase la del área recreativa de A Carixa como complemento a la ya existente en las inmediaciones del pabellón polideportivo.

Terreno en Agolada.

En Agolada, sin que se le saque mucho partido, se habilitó una zona en dentro del mercado de ganado en desuso y en Soutelo de Montes (Forcarei) hay una disponible al lado del circuito de A Madanela.

Una vista del área anexa al circuito de A Madanela.

Otros espacios disponibles se encuentran cerca del recinto ferial de la Semana Verde y también mediante iniciativas como la del colectivo Entre As Pontes, que habilitó una zona verde en A Praíña, en la parroquia estradense de Couso, donde se permite parar durante 24 horas.

Compartir el artículo

stats