Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los menores de 20 años suponen solo entre el 7 y el 15% de la población de los municipios

Dozón y Agolada figuran entre los tres concellos de la provincia con los vecinos más envejecidos | Ningún ayuntamiento alcanza los 10 partos por cada 1.000 habitantes

Turistas en la feria del pasado 11 de agosto en A Gouxa, Dozón.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Turistas en la feria del pasado 11 de agosto en A Gouxa, Dozón. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

La evolución de la población de las comarcas no es tan preocupante como la de la ‘España vaciada’, con menos de 8 habitantes por kilómetro cuadrado en provincias como Soria, Teruel o parte de Zamora. Pero los tramos de edad que priman en Deza y Tabeirós-Montes presentan un futuro preocupante y del que se ha hablado millares de veces; cada vez hay más población envejecida, menos familias con hijos y, por tanto, escasísima juventud.

De hecho, a nivel provincial, el 17,20% de la población tiene menos de 20 años. A ese porcentaje no llega ninguno de los nueve municipios: en Silleda, que tiene el valor más alto, los jóvenes con menos de 20 años suponen el 14,9% de total de habitantes, mientras que en el otro extremo se coloca Dozón, con solo un 6,90% de su población en ese tramo de edad.

El IGE difundió días atrás este y otros indicadores de población. Los residentes que tienen entre 20 y 64 años suponen en torno a la mitad de los habitantes de cada municipio (entre el 48,3% que marca Forcarei y el 58,53 de Lalín, la ratio más alta). En vista de que los menores tienen tan escaso peso en el total de población, está claro que los vecinos de más de 65 años suponen un porcentaje importante. En los tres municipios más grandes; A Estrada, Lalín y Silleda, las personas de más de 65 son entre el 26 y el 28% del total del censo. Pero es que en los concellos menores el porcentaje se dispara, hasta el 41,2% en Agolada o el 43,3 en Forcarei.

Densidad de población

Por cierto, Agolada figura entre los concellos de la provincia con mayor índice de envejecimiento. Este índice es el porcentaje que suponen las personas de 65 años o más por cada 100 menores de 20. La media provincial está en 132,72. Pues bien, la de Agolada alcanza los 541,47, solo superada por los 546,80 de Covelo y por otro municipio dezano, Dozón, con 591,42. Es decir, por cada joven menor de 20 años, en estos tres municipios hay cinco personas con 65 años o más.

Dozón ya se cae de la lista en cuanto al índice de sobreenvejecimiento. Aquí se mide cuántas personas hay de 85 años o más en relación a las de 65 o más. A nivel de Pontevedra, la media es de un 17,49%. Todos los municipios del área están por encima del 20. Y en el podium provincial, Agolada ocupa el segundo puesto, con un 29,46, por detrás del 29,67 de Covelo y secundada por el 21,21 de Vilaboa.

Al comienzo de estas líneas mencionábamos la densidad de población de la España vaciada. En la zona norte, donde se localizan las dos comarcas, estamos lejos de esos 8 habitantes por kilómetro cuadrado, sobre todo A Estrada (con 71,9 hab./km2), Lalín, (con 64,5) o Silleda, (con 54,2). Pero Dozón y Agolada ya están por debajo de los 20 hab./km2.

La edad media, en la mediana edad

El éxodo a zonas costeras o, en el caso de la gente más joven, a otros puntos donde desarrollar su carrera profesional, también explica que la edad media de la población en las comarcas esté en lo que coloquialmente se llama “mediana edad”, entre los 40 y lo 60 años. En ningún municipio, la edad media de los vecinos baja de los 48 años. Silleda es el más que se acerca a este límite, con una media de 48,24 años. En ese entorno se mueven A Estrada (48,79) y Lalín (48,49). Vila de Cruces cuenta con unos vecinos con una edad media de 53,10 años, idéntica a los 53,32 de Cerdedo-Cotobade. Los de Rodeiro se colocan en los 55,05 años, seguidos por los 56,84 de Dozón y lo 57,02 de Agolada. Cierra la lista Forcarei, con una media de edad de 57,12 años.

Y no hay visos de revertir la situación a corto plazo. Los indicadores demográficos de 2019 sobre la tasa bruta de natalidad desvelan que en ningún municipio se alcanzan los 10 nacimientos por cada millar de habitantes durante ese ejercicio: la horquilla está entre los dos nacimientos de Forcarei y los seis de Lalín.

Las mujeres se casan antes que los varones

La tasa bruta de mortalidad (el número de fallecimientos por cada mil habitantes), sin embargo, llega a duplicar a los nacimientos en A Estrada, o multiplica por 13 esos dos partos de Forcarei. Y es que tanto en las comarcas como en el resto de la provincia el número medio de hijos por mujer nunca llega a dos. Las familias numerosas cada vez van perdiendo más peso, en detrimento de las parejas con uno o dos descendientes. Ganan puntos también los hogares con personas que viven solas. Pero ya que hablamos de familias, los indicadores demográficos del IGE de 2019 también denotan que en las comarcas se producen menos enlaces que a nivel provincial. La tasa bruta de nupcialidad en toda la provincia es de 3,55 matrimonios por cada 1.000 habitantes. La de Lalín marca 2,42 enlaces, mientras que en A Estrada es de 2,51. Silleda tiene una tasa de 2,54 y Vila de Cruces supera a todos sus vecinos, con 3 enlaces por cada 1.000 residentes.

En cuanto a la edad del primer matrimonio, las mujeres de las comarcas celebran su primer enlace entre los 29 años (es la media de Vila de Cruces) y los 33 de Lalín. Por norma, los varones pasan por el altar o por los juzgados siendo un poco más mayores: el primer enlace para ellos tiene lugar cuando rozan los 33 años (como en Cruces y Silleda) o están ya cerca de los 37, como ocurre en Lalín. A nivel provincial, los varones también deciden casarse más tarde que las mujeres.

Compartir el artículo

stats