Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jugarse la salud a las cartas

A Estrada pasa de 6 a 11 contagios en tres días a raíz de un brote en el local social de Agar | La situación mejora en Lalín, que baja a 26 casos activos, y en Rodeiro, con tres

Cribado en el centro de salud de Vea en noviembre. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Una simple partida de cartas con los compañeros de siempre puede ser una bomba de relojería en las actuales circunstancias sanitarias. Es lo que, según Atención Primaria de A Estrada, ha sucedido en el local social de Agar. Una reunión social con partida entre seis y cena ha dado lugar a un brote de COVID-19 que ha duplicado los contagios del municipio en apenas tres días.

Tras estar a punto de quedar libre del virus, con solo dos casos el miércoles 23, A Estrada llegaba a la Nochebuena con cinco activos, que eran ya seis el día de Navidad. Desde entonces han surgido cinco nuevos positivos para empezar la semana con once. La mayoría son gente mayor relacionada con el brote de Agar. De hecho, la edad media de los enfermos se sitúa en los 58 años, cuando en las jornadas anteriores rondaba los 40, bajando incluso hasta los 36 años el 19 de diciembre, con nueve personas convalecientes.

A pesar del repunte de contagios, la incidencia acumulada sigue siendo baja en A Estrada. Los doce nuevos positivos confirmados en los últimos catorce días la sitúa en 58 casos por 100.000 habitantes; eso sí, una decena corresponden a la última semana y tres se han conocido en las tres últimas jornadas. En lo que va de diciembre se han practicado 1.274 test a usuarios con médico en A Estrada, de los que 24 han dado positivo.

La situación en Lalín ha mejorado durante el fin de semana, al menos en cuanto a casos activos. El sábado había treinta –el pico más alto en lo que va de mes–, por los 27 del domingo y los 26 de ayer. También cae la incidencia acumulada, ahora por debajo del centenar de casos por 100.000 habitantes; en concreto, en las dos últimas semanas se han notificado 23 positivos nuevos con cartilla en el concello.

La mejoría más importante es la experimentada por Rodeiro, en donde ayer quedaban tres residentes infectados con el virus SARS-CoV-2, cuatro menos de los que había antes de los festivos navideños. Las cinco altas médicas otorgadas en ese tiempo compensan sobradamente la aparición de un positivo proveniente de la cadena de cribado que se realizó el 8 de diciembre. Son menos de una decena los casos nuevos detectados en dos semanas, lo que deja la incidencia acumulada por debajo de los 250 casos por 100.000 habitantes. Esta barrera sí la supera e incluso la duplica con creces Dozón, tal como refleja el mapa del Sergas, que continúa con siete vecinos convalecientes de coronavirus, cifra que se repite desde hace justo una semana.

En Silleda, la situación se mantiene en parámetros similares, con cuatro casos activos, uno menos de los que había antes de Navidad. Uno de los que más tiempo lleva de baja es el alcalde, Manuel Cuiña. Sin embargo, la incidencia acumulada aumenta y se sitúa entre 50 y 150 casos por 100.000 habitantes. En la misma franja están Cerdedo-Cotobade y Agolada, con cinco y dos enfermos, respectivamente, lo que ambos casos supone ganar uno con respecto a días anteriores. Lo mismo sucede en Vila de Cruces, con una incidencia inferior a 25, que ayer sumaba un paciente al que ya lleva días hospitalizado.

El único territorio en donde no hay constancia de contagios es Forcarei. Sin embargo, en el parte diario remitido por el Sergas aparece desde la semana pasada un positivo entre el personal de la residencia Nuestra Señora de los Dolores.

Compartir el artículo

stats