Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mercado diferenciado en Deza

La comarca aglutina a 14 empresas que elaboran productos con denominación de origen protegida

Ocho de ellas se asientan en Lalín y no hay ninguna en los concellos de Rodeiro y Dozón - 'Mel de Galicia' concetra el mayor número, seis -Son cuatro las queserías que producen tanto en 'Arzúa-Ulloa' como en 'Tetilla'

La comarca dezana cuenta con 14 empresas agroalimentarias que elaboran productos amparados por el sello de Denominación de Orixe (D.O.) Protegida o Indicación Xeográfica Protexida de Galicia (I.X.P.), según los datos aportados por la Consellería de Medio Rural. El mayor número de ellas se asientan en el municipio lalinense, mientras que en Rodeiro y Dozón no existe ninguna. Estas firmas venden productos lácteos, cárnicos, miel y vino.

Por un lado, está el queso amparado por la D.O.P. Arzúa-Ulloa que se elabora con leche de vaca, natural y entera, cruda o pasteurizada, procedente de las razas: rubia gallega, frisona, pardo-alpina y sus cruces, como indica Medio Rural. Esta leche no podrá contener calostros, conservantes, inhibidores o productos medicamentosos que puedan incidir en la elaboración, maduración y conservación del queso. En su composición se cumplirán los parámetros legalmente establecidos, con el que es en cualquier caso una leche natural íntegra. Aquí se incluyen cuatro empresas dezanas: Cobideza Sociedade Cooperativa Galega con su marca Dona Cobiña, de Agolada, y también de este municipio Lácteos Farelo y las lalinenses Cooperativa CGS y CPA Hoxe, S.C.G. y Lácteos Anzuxao SL.

También estas cuatro queserías elaboran en la denominación Tetilla. Este queso es el resultado de una maduración o fermentación que comienza en la misma leche acabada de ordeñar, sigue a través de la coagulación y transformaciones químicas, que definen el producto y que son la consecuencia de la simbiosis vaca-entorno, y de la capacidad de transmitir en dicha síntesis su identidad.

'Rías Baixas'

En cuanto a los vinos, cabe destacar que en Galicia existen cinco denominaciones de origen, pero en la comarca, solo Adegas Castrobrey de Camanzo (Vila de Cruces), goza de una de ellas, la de Rías Baixas. Esta denominación comprende territorios donde tradicionalmente, y desde tiempo inmemorial, se producen vinos de calidad en la provincia de Pontevedra y en el límite de ésta con la de A Coruña. Se distribuye en cinco subzonas perfectamente individualizadas: Val do Salnés, Condado do Tea, O Rosal, Soutomaior y Ribeira do Ulla, donde se elaboran mayoritariamente vinos blancos, con base en la variedad Albariño.

En donde se nota un importante repunte en la comarca es en los productores de miel, a pesar de los distintos obstáculos con los que se encuentran, entre ellos el más grave la presencia de la avispa asiática ( Vespa velutina) que afecta a las abejas. En la actualidad, en el registro de la Xunta, hay seis productores, la mayoría de Lalín. Ellos son: Avelina Calvo Munín, Iria Dobarro Caamaño, Antonio Gómez Tapia, María Munín Taboada, José Antonio Soto Vázquez y Elías Touceiro Carrera.

En el apartado de carnes, que la comarca destaca por sus productos cárnicos, está la denominación Ternera Gallega en la cual se sitúa Industrias Frigoríficas del Deza S.L. (Frigodeza), situada en el polígono industrial de Botos (Lalín) y Cárnicas do Deza SL, en Donfreán, también en este concello. La I.G.P. Ternera Gallega establece como apto únicamente el ganado de las razas Rubia Galega, Morenas do Noroeste, los cruces entre sí y determinados cruces de éstas con otras razas. El ganado se cría en explotaciones controladas por el Consejo Regulador.

Por último, está la de Vaca galega/Boi galego, una denominación que fue aprobada ni hace tres años, y aquí aparece la empresa silledense Frigoríficos Bandeira S.L. Bajo la categoría vaca galega se vende carne de aquellas hembras que hayan tenido por lo menos un parto antes de su sacrificio, mientras que en boi galego la carne será de machos castrados antes del año de vida y que tengan más de 48 meses de edad en el momento del sacrificio.

La denominación de origen protegida (D. O. P.) es un tipo de protección dentro del ámbito de la propiedad industrial basado en la indicación de procedencia, aplicada a un producto alimenticio (generalmente de origen agrícola). Bajo esta modalidad de protección, se asume que la calidad y características de un producto se deben, fundamental y exclusivamente al medio geográfico en el que se produce, transforma, elabora y/o envasa, aunque esto no siempre sea así.

Lo distingue y protege de aquellos productos alimenticios idénticos o similares que se producen en otras regiones del mundo, y que pudieran reemplazar algunas etapas del proceso de elaboración original, por técnicas de industrialización, para su consumo en forma masiva, o cambian una de las materias primas por otra de similares características. La ventaja fundamental de esta calificación, es garantizar al consumidor, no solo un nivel de calidad más o menos constante, sino también mantener características específicas irrepetibles que no posee un producto similar producido en otra región o con otra materia prima lo que siempre va a dar mayor garantía.

Compartir el artículo

stats