Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Pérez Barreiro: "Vivimos en un mundo donde la fe y el compromiso eterno no están de moda"

"En la Iglesia hay personas buenas, malas y regulares; a veces se destaca lo negativo"

José Pérez cuando fue nombrado párroco de Silleda. // Bernabé/J. Lalín

El próximo domingo se celebrarán en Silleda el 25 aniversario de la ordenación sacerdotal de su párroco José Pérez Barreiro. El evento comenzará con una eucaristía, a las 13.00 horas en el auditorio de la Semana Verde, presidida por el obispo Alfonso Carrasco, y continuará con una comida de confraternidad en el restaurante Coteliño.

-¿Cómo y cuándo decide convertirse en sacerdote?

-Yo fui a estudiar al seminario lo que era entonces el BUP y el COU, y allí conocí a bastantes sacerdotes, algunos muy jóvenes. Me gustó la labor la que hacían y sentí que Dios me llamaba a mi para hacer una gran tarea ayudando a los demás en los distintos ámbitos de la Iglesia. Me pareció un trabajo muy bonito y enriquecedor.

-¿Qué le pareció a su familia?

-Mi familia respetó totalmente mi decisión. Dejaron que fuera yo el que decidiera y no tuvieron problema ninguna. Además, soy el primer sacerdote de mi familia y ellos lo acogieron muy bien. Siempre me apoyaron en esa decisión que tomé cuando quise ser sacerdote.

-¿Estamos en una mala época para ordenarse y hacerse cura?

-Es un tema difícil porque de hecho hay pocos sacerdotes. Yo creo que es una etapa también muy bonita. Lo que pasa es que muchos jóvenes tienen miedo o no les parece que es una vida atractiva, y sí que lo es. Parece que no está de moda entre la juventud.

-Resulta extraño comprobarlo en una comarca con tantas vocaciones, ¿no le parece?

-Sin duda hubo muchos jóvenes dezanos que fueron y que son sacerdotes. Las causas de que esto pase no las conozco. Y también vivimos en un mundo donde la fe y el compromiso para siempre, eterno, no están de moda, y a lo mejor esto también influye en esa ausencia de vocaciones que decimos.

-¿Haría falta una profunda renovación del discurso de la Iglesia para paliar esas carencias?

-Bueno, la Iglesia debe estar renovándose constantemente. Renovarse es bueno, pero la Iglesia es muy sabia porque lleva muchos años existiendo. Muchas veces los cambios no son fáciles y yo creo que está bien buscar siempre la renovación, pero al mismo tiempo hay que valorar los aspectos positivos de la actualidad. No se trata de renovar por renovar.

-¿Y un lavado de imagen?

-No sé si pudiera ser necesario, la verdad. En la Iglesia hay personas buenas, malas y regulares, como sucede en todas partes. A veces sólo se destaca lo negativo cuando la Iglesia realiza muchas acciones positivas desde hace siglos. Hay muchos sacerdotes que son auténticas referencias morales, como es el caso de los misioneros, personas que llevan a cabo una gran labor que muchas veces se desconoce o no se sabe valor lo suficiente, pero que están ahí dando ejemplo.

-¿Quizás habría que saber "vender" mejor esas tareas ejemplares?

-Es que la Iglesia está presente en ámbitos tan diferentes como los países del Tercer Mundo o en zonas rurales como las de Galicia. También en el ámbito de la educación porque ahora hay colegios en todas partes pero los primeros centros fueron fundados por la Iglesia, y también en los hospitales.

-¿Cuál es la última hora del colegio María Inmaculada?

-Ahí andamos trabajando y poniendo todo de nuestra parte para tire para adelante. Yo creo que sigue siendo un colegio con prestigio porque lleva más de 50 años y eso es muy importante. Fue casi el primer colegio fundado en esta zona y sigue funcionando. Es un centro con muchas actividades e iniciativas, y donde se cuida mucho también el aprendizaje de idiomas. Es un colegio que fomenta valores. Ahora estamos preparando la Navidad, que está cada vez más cerca, y con los exámenes y evaluaciones. También tenemos un concurso de belenes en marcha que está gustando mucho. Y desde Cáritas también estamos ultimando la campaña "Dulce Navidad" que será del 21 al 23 de diciembre en la que se venderán en la Praza da Igrexa dulces y licores.

Compartir el artículo

stats