Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis del Olmo: "En O Corpiño recordaremos a algunos de los poetas españoles más reconocidos"

"Leer el pregón de la Feira do Cocido fue una experiencia hermosa porque era un crío"

Del Olmo junto a su esposa durante la Festa da Arribada de Baiona de 2011. // Marta G. Brea

El Año Santo Mariano concedido al Santuario de O Corpiño incluye el próximo fin de semana un concierto de música religiosa dedicado a la advocación dezana. El barítono zamorano Luis Santana y el pianista cordobés Antonio López Serrano interpretarán este domingo, a las 19.30 horas, una serie de temas líricos bajo el lema de "Bendita tú eres entre todas las mujeres". En el programa aparecen piezas de, entre otros, Giulio Caccini, Franz Schubert, Fermín María Álvarez, Beethoven, Gounod, Verdi, Turina, Santiago Báez, Jacques Berthier y Francisco Palazón. Junto a ellos, una de las voces emblemáticas de la historia de la radio española, el berciano Luis del Olmo, recitará poemas en honor a la virgen venerada en Santa Baia de Losón.

-¿Conoce el santuario de la Virgen de O Corpiño, en Lalín? ¿Cómo surge la idea del recital?

-No lo conozco. Yo estoy, como sabes, jubilado de la radio, y un buen día recibo una llamada de Luis y de Antonio que me proponen viajar por España para recordar a algunos de sus poetas más reconocidos. Cuando escuché la propuesta les dije sin dudarlo que me parecía un sueño, porque durante mucho tiempo en el programa "Protagonistas" dediqué un espacio a la poesía. Entonces sólo puse una condición, que aceptasen que viniera mi mujer conmigo porque estamos los dos solitos, aunque de vez en cuando vienen los nietos a visitarnos a Barcelona. No me gusta dejar a mi mujer los fines de semana sola en casa, la verdad.

-¿Suele viajar mucho a Galicia?

-Sí, es verdad. Tengo que reconocer que he ido con mucha frecuencia a Galicia capitaneado por mi gran amigo Manolo "Chocolate", que era el corresponsal de "Protagonistas" en Galicia. Manolo era un sabio que conocí allí, con el que estuve en distintos puntos de España, y no sólo por toda Galicia. Manolo era uno de los oyentes incondicionales que tuvimos siempre.

-Usted fue el pregonero de la Feira do Cocido de 1995, ¿qué recuerda de aquella experiencia?

-Recuerdo que había muchísima gente que me aplaudió a rabiar y, sobre todo, estuvieron una cantidad importante de amigos de Ponferrada que se desplazaron desde allí a Lalín para asistir a la lectura del pregón en el centro del pueblo. También recuerdo que había muchos bercianos que también estuvieron allí presenciando lo que yo denomino mi actuación particular. Fue una experiencia muy hermosa para mí porque yo entonces era como se dice un crío, porque me estás hablando de hace casi 40 años. De todas formas, sí que recuerdo el cariño que recibí por parte de toda aquella gente que escuchó con atención las palabras que pronuncié en un día muy frío, pero también muy acogedor en esa bonita tierra que es Lalín.

-Como barcelonés de adopción que es, le tengo que preguntar por su opinión sobre lo que sucede estos días en Cataluña.

-Lo que sucede en Barcelona y en el resto de Cataluña lo estoy viviendo con pena. Yo espero que a los políticos de uno y otro lado les entre el sentido común y darnos un poco de paz, de tranquilidad y de futuro. A mi me da mucha pena escuchar a todos, y no quiero decantarme a favor ni de unos ni tampoco de otros porque estoy muy desconectado del mundo de la política cuando colgué el micrófono. Insisto que espero que el sentido común funcione, aquí en Cataluña, y tengamos paz y tranquilidad.

-¿Qué ha significado para usted una tierra como la catalana?

-Cataluña es muy hermosa. Yo quiero a Cataluña con toda mi alma porque aquí han nacido mis hijos y mis nietos, pero yo el corazón lo tengo también, además de en Cataluña, en toda España porque durante 40 años he estado dando los buenos días a España a los oyentes de toda la nación. Por eso te digo que me duele profundamente lo que está ocurriendo y espero, insisto, que entren en razón unos y otros y nos dejen vivir en paz y en tranquilidad, que es como hemos estado durante mucho tiempo.

Compartir el artículo

stats