Igualdad máxima en casa del líder (0-0)

El Pontevedra no logra desbloquear el juego rival y se queda a dos puntos de la cabeza - Rufo tuvo la mejor ocasión granate en el minuto 2 tras un error defensivo local - Los de Iglesias, superiores tras el descanso

Yelko Pino controla el balón ante la defensa de Ballardo.

Yelko Pino controla el balón ante la defensa de Ballardo. / FERNANDO CASANOVA

Antonio Santos

La primera ocasión de la temporada para que el Pontevedra asaltase el liderato del Grupo I no llegó a buen puerto, después de que los granates empatasen contra el Ourense CF en un partido sin demasiado brillo, especialmente en la segunda parte.

El Pontevedra comenzó el partido golpeando. En el minuto dos, un error defensivo de Prado en salida de balón fue rebañado por Rufo, que finalmente se quedó sin ángulo para hacer un buen disparo. Ese primer error dio paso a una buena versión del Ourense CF, que buscó tener el balón cerca del círculo central y combinar de forma vertical con Amin, uno de los goleadores más en forma del grupo.

Las ocasiones llegaban a cuentagotas para el Pontevedra, que buscaba sin demasiado éxito construir sus oportunidades a través del control del balón pero tampoco renunciaba a salir corriendo, en un equilibrio total de fuerzas en la primera media hora de juego.

Los minutos finales de la primera parte no se saldaron sin polémica, después de que en un balón dividido Andrada propinase un codazo a Dálisson al borde de la tarjeta roja que el colegiado solo sancionó con amarilla. Una tarjeta que fue replicada pocos minutos después de forma muy rigurosa cuando el árbitro amonestó a Samu Mayo por parar un ataque prometedor, cuando el mediocentro castellano-leonés claramente había tocado el balón en su entrada.

El segundo tiempo empezó en el mismo contexto de igualdad entre ambos equipos que caracterizó a los primeros 45 minutos de partido. La primera ocasión de peligro llegó en el minuto 56, con un centro raso muy bien colocado por Álex González que despejó a córner Miguel Prado desde el área pequeña.

Sin embargo, pese a la falta de un dominador claro, el partido fue perdiendo poco a poco el nivel de juego que ambos equipos desplegaron en el primer tiempo, con las acciones más trabadas y sin ocasiones relevantes.

Buscó alternativas el conjunto de Yago Iglesias con el cambio de Bastos por Chiqui, tratando de darle dinamismo a un partido que veía cómo pasaban los minutos sin definirse a uno u otro lado. El Ourense, por su parte, tampoco hacía méritos para anotar el primer gol, al dejar la iniciativa al bando granate y esperar a montar un contraataque para castigar a los granates.

Fue precisamente el extremo emeritense el que elaboró la siguiente jugada de peligro del Pontevedra, en la mejor acción individual hasta el momento del equipo. El “11” granate percutió por la izquierda y sorteó a dos rivales, pero no escoró lo suficiente el balón en su definición y atajó Marqueta.

Superados los tres cuartos de partido, estuvo cerca de un buen remate el bando lerezano, cuando un libre indirecto de Borja Domínguez cayó en las inmediaciones de Charly, que no fue capaz de hacerse con el balón en el área pequeña. El rechace fue a parar a Mario Gómez, que disparó alejado.

Por su parte, el cuadro ourensano relegó su papel en el partido a aguantar el empate, dejándole al Pontevedra un cierto protagonismo con la pelota. Intentó sorprender Álex González por la banda con un disparo lejano en pleno contraataque, pero Marqueta estaba bien colocado y evitó la sorpresa.

La ida del Pontevedra se encontró con la reacción local, con una buena jugada tejida por Penela que supuso la ocasión más clara de un Ourense espeso y desdibujado en el segundo tiempo.

Con este resultado, el conjunto de Yago Iglesias se mantiene a dos puntos del líder, el Ourense CF, con la posibilidad de que hoy el Zamora, a uno del primer clasificado, asalte la cabeza de la tabla en su partido contra el Marino de Luanco.