Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mala fortuna amarga al Pontevedra

El Pontevedra no consigue pasar del empate ante el Coruxo, tras un gol in extremis de Lucas en el 92’

Lucas Fernández, celebrando el gol del empate ante la impotencia granate.

La mala fortuna se cebó ayer con el Pontevedra CF en los minutos finales en su visita al Coruxo, que estrenaba nuevo tapiz en el Campo do Vao. El conjunto granate, que fue capaz de remontar el gol anotado por los vigueses en los instantes previos al descanso, llegó al final del tiempo reglamentario por delante, solo para que un disparo de Lucas Fernández pusiera el empate en el marcador en el minuto 92.

El partido comenzó de forma muy tentativa, con ambos equipos estudiándose e intentando imponerse en el mediocampo, donde se sucedían las recuperaciones y las pérdidas.

Fue en ese momento cuando el Pontevedra, buscando a Álex González por la banda, conectó con el capitán, que propuso un buen centro al área. El balón acabó impactando en un brazo de Antonini y el árbitro decretó penalti. Alberto, el guardameta del Coruxo, estuvo avispado y adivinó las intenciones de Abelenda, que se escoró mucho para lanzar la pena máxima.

El ecuador del primer tiempo dejó al Coruxo tocado, con el Pontevedra encontrándose cómodo y haciendo circular de forma más física el esférico, llegando a todas las acciones, hasta que en la media hora de encuentro se producía la primera jugada combinativa que conseguía hilar el equipo vigués.

Del mediocampo salió una pelota buscando al capitán, Antón de Vicente. en banda, que acabó sacando un excepcional centro raso para el que solo el delantero, Youssef El Ouatani, tuvo respuesta, poniendo el 1-0 con un toque de interior, dejando el partido en buen lugar para el equipo de casa con el pitido arbitral que finalizaba la primera parte.

En el segundo tiempo, el Pontevedra tuvo un inicio de muchísima actividad, y en apenas trece minutos logró acometer la remontada, primero con un gol de Churre, que empuja el esférico tras dos rechaces –de Rufo y Soto– fruto de un saque de esquina; y cuatro minutos después de Rufo, al que le cae un rechace de Alberto Rubio y, en plena área chica, consigue batir por arriba al guardameta local.

El punta madrileño tuvo en sus botas el tercer tanto granate, con una ocasión en la que superó al portero pero la definición, imprecisa, la despejó Antonini.

A partir de ahí, el Pontevedra siguió luchando por ese gol de la tranquilidad tan ansiado para pasar página, pero el Coruxo, necesitado de puntos para luchar por el play-off, se volcó en darle la vuelta a la situación con mayor voluntad que los granates.

Jacobo Montes hizo varios cambios ofensivos que oxigenaron la dinámica del encuentro, ganándole esa partida a un Ángel Rodríguez que utilizó las sustituciones únicamente para perder tiempo.

Amenazó de nuevo Rubio con el tercero tras un disparo medido a la cruceta, pero esa acción no evitó que el choque se convirtiese en un monólogo de los verdes.

Primero lo intentaron Ares y Youssef, de disparo lejano y con un remate de saque de esquina, pero no intimidaron a Cacharrón.

Quien sí lo hizo fue Martín, con un disparo desde el pico izquierdo del área que el guardameta del Pontevedra solventó con una mano arriba.

Minutos después, el Coruxo volvió a congelar a la defensa granate con una ocasión doble, en la que Cacharrón pudo parar por meros reflejos y colocación, pero en la siguiente oleada, un centro por la banda izquierda recayó en las botas del central, Lucas Fernández, que entró como un puñal por la banda derecha y batió al portero granate para poner el 2-2 y cerrar no solo el encuentro, sino la opción del Pontevedra de recortarle puntos al líder de la competición.

Compartir el artículo

stats