Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pontevedra coge velocidad de crucero

Yelko Pino y Rufo conversan en un momento del partido con el balón parado. Área 11

El Pontevedra hizo ayer una exhibición de poderío ofensivo y defensivo en su visita a La Albuera, imponiéndose con gran solvencia a una Segoviana que venía con una buena dinámica de juego y resultados en lo que va de temporada. A los de Ángel Rodríguez les bastaron diez minutos para poner rumbo a los tres puntos, que suponen la tercera victoria continuada en una buena racha y afianzarse en la tabla en los puestos de Playoff. Un bagaje que deja claro que el equipo granate va emergiendo después de un inicio de temporada algo dubitativo.

La salida de los gallegos sobre el campo de La Albuera fue eléctrica, no habían pasado tres minutos y Rubio ponía rumbo a la victoria con una excelente acción dentro del área, con un remate de gran calidad, ajustado al palo derecho, para hacer imposible la estirada de Carmona.

Los granates salieron con un 4-4-2 muy dinámico tanto en tareas ofensivas como defensivas, muy bien estructura a la hora de defender y de presionar. Así, cada acción de salida de balón de la Segoviana tenía un oponente encimándole de manera precisa y efectiva. Ángel Rodríguez le estaba ganando la batalla táctica a Manuel González, pese a que el técnico local sorprendió con un cambio en la estructura táctica del equipo, al colocar una defensa de tres centrales y dos laterales largos, que no le dieron los resultados que él buscaba durante los 90 minutos.

El Pontevedra siguió con su plan de ruta en el partido, en el minuto diez pusieron tierra de por medio con un nuevo tanto. Tras una brillante pared con Charles, Rufo batía la portería azulgrana, cimentando el rumbo de una importante victoria. Con esta ventaja el equipo se mostró muy compacto en todo momento. Miguel Román y Yelko Pino era los auténticos capitanes del medio campo.

Pese al dominio, la Segoviana fue emergiendo ofensivamente, aunque sin mucha pegada en los metros finales. En el minuto 15 llegaba la primera aproximación local con algo de peligro. Arribas remataba desde lejos, Cacharrón respondía con una parada segura en el centro de la portería. Dos minutos después Churre se “comía” un balón por alto, pero de nuevo Arribas era incapaz de definir esta ocasión.

El Pontevedra se mantenía muy bien posicionado y percutía desde la zona de medios muy bien por ambos flancos, aunque principalmente por el derecho, donde Seoane y Alberto Rubio se compenetraban muy bien.

En los últimos 20 minutos de la primera parte volvían las ocasiones de gol, la Gimnástica volvía a la carga. Alberto Rubio taponaba un remate de Rubén. El Pontevedra no se amilanaba, Rufo tenía en sus botas el 0-3, pero Juan de la Mata salvaba el tanto cuando Carmona ya estaba sobrepasado.

Tras el paso por los vestuarios, la Gimnástica salió con algo más de ímpetu. La entrada de Rafa Llorente dio más brío en ataque a los segovianos. Los minutos fueron pasando, el Pontevedra supo contemporizar el juego de manera muy inteligente y a su vez la Segoviana fue evidenciando falta de argumentos y de pegada arriba.

El cóctel perfecto para que el partido entrase en una fase anodina en ambas áreas. No fue hasta el último cuarto de hora de partido cuando se volvió a revolucionar el Pontevedra en ataque con una jugada de Rufo tras la que abandonó el campo lesionado.

Compartir el artículo

stats