Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FÚTBOL - Segunda B

Se evitó la tragedia, no la decepción

El Pontevedra partía con el objetivo del ascenso y acabó sufriendo por no descender

Los jugadores del Pontevedra celebrando el 2-0 contra el Oviedo B del pasado domingo. |  // GUSTAVO SANTOS

Los jugadores del Pontevedra celebrando el 2-0 contra el Oviedo B del pasado domingo. | // GUSTAVO SANTOS

Decepcionante es la palabra que mejor define, a nivel deportivo, la temporada que el Pontevedra CF acaba de terminar, sobre todo porque el equipo no cumplió con las expectativas que se generaron en torno a él al inicio del curso, pasando de pelear por el objetivo de ascender a Segunda A, a sufrir hasta la última jornada por evitar un doble descenso.

Bajar dos categorías de golpe habría sido una tragedia y haberlo esquivado es una de las partes positivas de una temporada extraña, que empezó muy bien para el vestuario granate, pero que se fue desinflando. La ausencia de público o su presencia testimonial en la mayoría de los partidos en Pasarón fue, sin duda, uno de los factores que llevó al Pontevedra a luchar por no descender. Como se vio el pasado domingo, con la afición en las gradas quién sabe si el desenlace de esta campaña hubiese sido otro más feliz.

  • INICIO ILUSIONANTE

La continuidad de Rufo y el regreso a casa de Charles después de una larga trayectoria en Primera División bastaron para ilusionar a la afición del Pontevedra. Esto unido a las renovaciones de figuras importantes como Churre, Álex González y Romay y a algunos de los fichajes que fue haciendo el club, como los de Xisco, Imanol y Oier, provocaron que las expectativas para la temporada 2020-2021 fuesen muy altas.

Aunque a la presidenta no le gusta hablar públicamente de objetivos deportivos, este año sí que admitió que el equipo estaba hecho para soñar; para soñar con el ascenso a Segunda A.

Y parecía posible al inicio de la competición, con el Pontevedra líder en la tercera y en la quinta jornada, peleando ese puesto de privilegio con el Deportivo.

  • EL EQUIPO SE DESINFLA

El punto de inflexión para el Pontevedra llegaría a finales de noviembre, en la jornada 6, tras empatar en su visita al Compostela (2-2). Después volvería a empatar, esta vez en casa contra el Deportivo (1-1), con lo que caería a la tercera posición. El domingo siguiente perdería por goleada frente al Coruxo (3-0), tercero de los diez encuentros consecutivos sin ganar que encadenaría el equipo granate, ya en puestos de promoción de descenso.

  • LUISITO POR JESÚS RAMOS

El 8 de febrero, el Pontevedra destituyó a Jesús Ramos como entrenador del primer equipo y Roberto Feáns presentaba su dimisión como director deportivo. Lupe Murillo llamaba entonces a Luisito, que avivaba el sueño del ascenso. Con el equipo en séptima posición, a seis puntos de la tercera posición que lo clasificaría para el play off y a falta de cinco jornadas para acabar la primera fase de la liga, el técnico de Teo aseguraba que había margen para remontar, aunque reconocía que había poco tiempo para conseguirlo.

Empezó Luisito con un empate frente al Guijuelo en Pasarón (0-0), siguió con una victoria en casa del Salamanca (1-3), rompiendo una racha de diez partidos seguidos sin ganar, pero encajaría dos derrotas consecutivas, primero contra el Compostela (0-1) y después contra el Deportivo (1-0) que ya lo condenaban al primer descenso de la temporada.

  • SUFRIMIENTO HASTA EL FINAL

La segunda fase, en la que pelearía por evitar caer a Tercera RFEF, lo que significaría un segundo descenso, hasta la quinta categoría del fútbol nacional, el Pontevedra la empezó ganando al Covadonga (2-1), pero se complicó la vida encadenando tres empates seguidos. Tras ganar de nuevo al Covadonga (0-3), los granates perdieron dos oportunidades de sentenciar su permanencia en Segunda RFEF al caer contra el Sporting B (1-2) y empatar en casa del Lealtad (2-2), y coqueteaban seriamente con el descenso, jugándoselo todo en la última jornada contra el Oviedo B. Finalmente lograría un triunfo holgado (3-0) que alivia pero no cura las heridas de una temporada para olvidar.

Finalizan contrato todos menos Rufo

Tal y como avisó la presidenta del Pontevedra, Lupe Murillo, al término del partido del domingo contra el Oviedo B en el que se certificaba la permanencia del equipo en Segunda RFEF, el club se pondrá a trabajar ya en la confección de la plantilla para la próxima temporada.

Todavía es pronto para saber si habrá revolución o continuidad, pero la única certeza que existe es que todos los futbolistas del primer equipo terminan su contrato con la entidad el próximo 30 de junio a excepción de Rufo, que tendría un año más de contrato, aunque podría negociar su salida igualmente si recibiese alguna oferta interesante para las dos partes.

Algunos de los futbolistas que finalizan contrato se han expresado ya al respecto, como es el caso de Álex González, Churre, Martín Diz y Pol Bueso. Todos ellos han manifestado su deseo de continuar en el Pontevedra la temporada que viene, aunque todavía es momento de acabar una temporada que ha sido muy dura.

Compartir el artículo

stats