Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carácter y oficio "made in" Honduras

Alfredo Mejía convenció a la afición del Pontevedra en su primer partido como titular, el domingo en Oviedo

El primer equipo del Pontevedra tuvo ayer jornada de descanso, pero para Alfredo Mejía fue un día más de trabajo duro y esfuerzo. El centrocampista hondureño está realizando un entrenamiento específico extra desde que se integró en la disciplina del equipo, el pasado 6 de septiembre, para alcanzar cuanto antes su mejor nivel de juego y poder convertirse en el futbolista determinante que espera el club. "Estoy trabajando para estar en las mismas condiciones que el resto de la plantilla, porque la liga en Honduras terminó en mayo y yo no hice pretemporada, aunque estuve entrenando con el preparador físico de la selección. Ahora hay que dar un plus para poder estar al mismo nivel que el resto del equipo", apunta el jugador.

Debutó como granate contra el Ibiza, saliendo desde el banquillo en el minuto 80, y el pasado domingo fue titular contra el Oviedo B. "Estoy contento por haber salido de inicio, por tener minutos y por haber ganado fuera de casa", afirma Mejía, que destacó que "ganar fuera de casa, con uno menos desde el minuto 34 y después acabando con nueve, es muy difícil, sobre todo por el empuje de la gente, por todo lo que implica ser visitante. Pero nosotros logramos controlar ciertos tramos del partido y eso fue importante".

El centrocampista reconoce que el triunfo en tierras asturianas fue "una inyección anímica para el grupo", que llegaba tocado a ese partido después de haber encajado dos derrotas consecutivas. Mejía tiene claro que romper esa dinámica negativa fue muy importante "por todo lo que implica Pontevedra y por lo que viene ahora, porque tenemos un partido en casa y necesitamos que la gente esté a tope con nosotros para dar el máximo entre todos y lograr los tres puntos".

Su filosofía es la del esfuerzo y el trabajo duro y sobre el césped está llamado a convertirse en un pilar fundamental para el Pontevedra; no obstante, el pasado domingo, tras la expulsión de Nacho López, ocupó él la posición de lateral derecho y cumplió con creces. "Es una posición un poco extraña para mí, pero la necesidad del partido me obligó a eso y aquí lo más importante es trabajar para el grupo, para el equipo, así que destaco por encima de todo el esfuerzo que hicimos todos para poder sacar los tres puntos fuera de casa", afirmó con humildad el centrocampista.

Carácter y oficio han sido dos de las cualidades que más han destacado de Mejía como futbolista, pero no es lo único que puede aportar al Pontevedra, que espera que sea un pilar importante en la medular del equipo tanto a nivel defensivo como ofensivo. Es lo que en el mundo del balompié se conoce como "todocampista", un guerrero sobre el césped."Intento darlo todo, ser aguerrido, ayudar a mi equipo. Siempre me he caracterizado por ser un buen compañero", afirmaba el jugador en su presentación con el conjunto granate.

En busca de continuidad

Tras haber sido titular contra el Oviedo B, completando además el encuentro completo, con la exigencia física que supuso al haberse quedado el Pontevedra con dos futbolistas menos por la expulsión de Nacho López y Berrocal, ahora Alfredo Mejía confía en tener continuidad en el equipo, no pensando únicamente en salir a jugar de inicio, sino también en contar con minutos y en ser importante para el grupo.

Luismi tendrá que reestructurar el equipo para el próximo partido contra el Atlético de Madrid B por las bajas de los dos expulsados, que serán sancionados con al menos un encuentro de suspensión. En este sentido, Mejía apunta que "son jugadores importantes, que le aportan mucho al grupo en general y sobre todo dentro del campo, pero el técnico cuenta con jugadores muy buenos que están esperando una oportunidad y trabajando fuerte y cuando les toque seguro que darán lo mejor".

El centrocampista tiene muchas papeletas para repetir titularidad en el doble pivote, esta vez junto a Álex Fernández en lugar de Berrocal, pero por ahora no piensa en la recompensa, sino solo en el esfuerzo diario para llegar a su mejor nivel cuanto antes. "Nosotros trabajamos cada día para que el míster nos tenga en cuenta, pero es él quien decide y quien tiene el equipo titular en mente. Nosotros buscamos el beneficio del grupo", destacó Mejía.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats