El Club Ourense Baloncesto ha cumplido lo que la afición solicitaba desde hace más de un par de partidos, ante el bajo rendimiento de un conjunto considerado de lo mejor de la categoría, y en plena pelea por el ascenso a LEB Oro, ha cesado al míster, Armando Gómez.

Tras la última derrota ante Zornotza, en la visita a Euskadi de este fin de semana, el club ha dado el paso de destituir al al técnico madrileño al que le agradecen su trabajo, implicación y esfuerzo estos meses y le desean la mejor de las suertes de cara a su futuro profesional.

El equipo, pese a todo, se encuentra en la parte alta de la tabla con 15 victorias empatado con Tizona Burgos y Cantabria, aunque no del mismo modo, ya que los cántabros cuentan con un encuentro menos disputado. El balance es de 15 encuentros ganados y 7 perdidos, pero no satisface porque si bien comenzó deslumbrando en la cancha, poco a poco fue mermando esa capacidad, a pesar de haberse reforzado en el mercado de invierno.

Así las cosas, el equipo busca nuevo sustituto que tome las riendas y los caminos apuntan a Diego Ocampo, ourensano y con experiencia en la ACB, una liga que prometía el gestor y máximo accionista del COB, Pedro Fernández, al principio de temporada, “ganaremos todo” y “cuando perdamos ya daré yo la cara, simplemente con los nombres de Sergio Pérez y Armando Gómez es suficiente garantía para saber que esto va a ser un espectáculo”, decía con optimismo desmedido.