Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Carballo y Emilio Fernández: "Este entrenador ha hecho por el club algo humanamente imposible"

"Muchos equipos echan al técnico porque los directivos nunca quieren asumir la culpa, es lo más cómodo"

Francisco Carballo y Emilio Fernández, ayer fotografiados en plena armonía. // Iñaki Osorio

Francisco Carballo y Emilio Fernández, ayer fotografiados en plena armonía. // Iñaki Osorio

Francisco Carballo no dejaría de ser un anónimo instalador de calefacciones si no fuera porque lleva un cuarto de siglo ininterrumpido en el banquillo del Palmés, equipo de la Segunda Galicia que esta temporada ha descendido a Tercera. Quizá porque juega con un comodín, es a la vez directivo del club. O quizá no, porque su presidente, Emilio Fernández, 'Milucho', segundo curso como máximo dirigente, tiene claro que "el entrenador no tiene culpa de nada, él no juega". Uno y otro pretenden que Carballo inicie en septiembre la temporada número 26, pero se han encontrado con un problema, puede que insalvable.

- Fue muy célebre una frase de Camacho, aquello de 'no se es entrenador hasta que te despiden por primera vez'. ¿No es usted entrenador entonces?

Francisco Carballo.- Pues no debo serlo, es complicado que yendo el último no te destituyan. El fútbol ha cambiado mucho, antaño todos los jugadores eran de Palmés menos tres o cuatro, que eran de Ourense; ahora es justo al contrario, de Palmés son tres o cuatro.

- El Palmés acabó la liga con dos victorias en treinta partidos, con apenas 12 puntos; con cerca de un centenar de goles en contra, encajando entre otros varapalos un 0-7 contra el Santa Teresita, recibiendo un set en el último partido en el campo del Leiro. ¿En ningún momento se le pasó por la cabeza un cambio de entrenador?

Emilio Fernández.- No, porque él no juega, no tiene la culpa. Los malos resultados son culpa de otros factores. Nuestro entrenador hace y ha hecho por el Palmés más de lo que es humanamente posible, no cobra, este club le cuesta dinero. El homenaje que le hemos hecho lo tiene más que merecido, no es nada para todo lo que se ha hecho acreedor.

- Desde luego que presión por los resultados en el banquillo no tiene...

F.C.- Muchos equipos echan al entrenador porque los directivos nunca quieren asumir la culpa, es lo más cómodo. Tenemos el ejemplo este año del Madrid, ha tenido tres y no ha sido capaz de remontar el vuelo.

- El nombre que viene a la cabeza cada vez que se habla de longevidad de un entrenador en el banquillo es el de Alex Ferguson, 27 temporadas al frente del Manchester United, entre 1986 y 2013. Por detrás de Carballo, 51 años, queda ya otro mito del fútbol inglés, Matt Busby, que dirigió en el Teatro de los sueños entre 1945 y 69. El francés Wenger se quedó en 22 campañas en el Arsenal. A Ferguson le nombraron Sir, ¿y a usted?

F.C.- A mí nada. Hombre, algunos jugadores me llaman también señor, pero debe ser porque me ven mayor... En títulos sí que no nos podemos comparar...

E.F.- Nuestro fútbol de Segunda o Tercera regional no se puede comparar con el profesional, es completamente diferente. De Preferente para arriba ya cambia, pero hasta llegar ahí... Nuestro fútbol es un poco de andar por casa.

-Últimos pero ni un reproche...

E.F.- Ya digo que el entrenador no juega. Y los jugadores tampoco tienen la culpa, su actitud ha sido maravillosa. Nos han ganado pero no hemos ido por ahí haciendo el ridículo, nos han goleado pero no hemos ido digamos de chulitos. Descendemos pero orgullosos, los chavales han tenido un comportamiento ejemplar, apenas hemos tenido expulsiones. Es un equipo muy joven y puede que le haya pasado factura.

- ¿Por qué han quedado los últimos entonces?

E.F.- No habremos hecho las cosas adecuadamente, no sé, son un conjunto de cosas, no es una única persona la responsable. Hemos bajado por un conjunto de errores.

Compartir el artículo

stats