Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

La memoria viva del Rápido Bahía

Exjugadores homenajean a José Antonio Otero, entrenador y cofundador del club

Los exjugadores del Rápido Bahía, ayer, con el que fuera su técnico, José Antonio Otero. | // FDV

Han pasado casi tres décadas, pero los recuerdos aún permanecen frescos en la memoria de un grupo de exjugadores del Rápido Bahía de la década de los 90 que ayer decidieron rendir homenaje y compartir mesa y mantel con el que fuera su entrenador, José Antonio Otero: La cita, en un conocido restaurante de Aldán, estuvo repleta de emoción y solo quedó empañada por las ausencias de algunos de los invitados a causa del Covid.

Un entrenador, pero también un segundo padre para el que, por encima de cualquier otro aspecto, estaba la educación. Esa es la descripción que sus exjugadores hacen de José Antonio Otero, un hombre que les sirvió de referente no solo en el deporte sino también en la vida. “El resultado no le importaba lo más mínimo. Un día un jugador le dio un codazo a un rival y él le dijo al árbitro que lo sacaba del campo y acabamos jugando con diez”, relata Esteban Villar, uno de los promotores de la comida homenaje que los exfutbolistas hicieron ayer a Otero, que ya cuenta con 81 años de edad.

Otero (arriba a la izquierda) con uno de sus equipos. | // FDV

“Era muy estricto, pero al final eso nos ha servido en la vida”, añade, relatando otras anécdotas en el mismo sentido. “En una fase de ascenso cadete perdíamos 4-0 porque nos pasaron a jugar en hierba en Baltar y todos teníamos tacos de goma. Había jugadores que empezaron a pasar de todo y nos dejó con nueve al retirar a dos del campo”, señala, antes de añadir otra vivencia más. “Si la Federación te sancionaba con un partido él te metía otro”, dice.

Con todo, el recuerdo que esta generación de futbolistas tiene de su preparador es más que positiva, y eso los animó a promover un encuentro con él. Con muchos de ellos fuera de la comarca la cita iba a congregar a unos 24, pero la incidencia del Covid dejó a los asistentes en 16, algo que no impidió la emotividad propia de estos actos. “Después de tanto tiempo no se lo esperaba”, señalaron los exfutbolistas, que se mostraron dispuestos a repetir la experiencia con cierta periodicidad.

Otero con el eqiupo juvenil del Bahía de la temporada 94-95. FDV

La jornada ya se había iniciado con un partidillo para rememorar viejos tiempos en el campo de San Amaro, a modo de aperitivo para la comida. Allí, además de compartir anécdotas, los promotores de la iniciativa hicieron entrega al que fuera su técnico de un trofeo y de un balón firmado por todos los integrantes de esa generación nacida en los años 1977, 1978 y 1979 que compartió equipo en cadetes y juveniles, y de los cuales muchos de ellos llegaron al primer equipo, Otros, por su parte, acabaron destacando en otras disciplinas, como el campeón olímpico de piragüismo Carlos Pérez o el atleta Álvaro Prieto.

Compartir el artículo

stats