Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

bádminton - Campeonato de España Sub-13

Un oro a la espera del estirón

La joven promesa estradense Iziar Barcala brilla en el Campeonato de España

Iziar Barcala posa con sus medallas durante un entrenamiento. |  // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Iziar Barcala posa con sus medallas durante un entrenamiento. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Corría el año 2017 cuando la pequeña Iziar Barcala acudió por primera vez a un campeonato de bádminton. No ganó. Tampoco lo hizo en los siguientes en los que participó, encajando además claras derrotas. Sus comienzos fueron tan dubitativos que hasta su entorno temía que se desmotivase. Sin embargo, aquellas derrotas sirvieron a la estradense como estímulo. Puso más ganas en cada uno de sus entrenos y pronto todo comenzó a encajar. Poco después, Barcala se colgaba su primera medalla en un Campeonato de España, un bronce en el Sub-11 junto a Darío Míguez. Ahora, la joven estradense ha engordado una ya larga lista de triunfos y lo ha hecho logrando dos nuevas medallas, un oro y un bronce, en el Campeonato de España Sub-13 que la confirman como una de las más firmes promesas del bádminton estradense y nacional.

Tiene una proyección brutal. Es de lo mejor que tenemos en A Estrada y puede que de lo mejor que tuvimos nunca”, afirma su entrenador, Jesús Pereiro, quien llama la atención además sobre un factor importante a estas alturas, la desventaja física de Iziar sobre la mayor parte de sus rivales. “Físicamente es muy atlética pero todavía es muy pequeña y le falta fuerza para aguantar campeonatos largos con muchos partidos. Juega además contra rivales que le sacan una cabeza pero se mueve muy bien en la pista y tiene un gran golpeo. Tiene que seguir así y esperar a dar el estirón”, reconoce.

Junto a Iziar en este Campeonato de España estuvo su madre, Patricia Iglesias, exjugadora del club y ahora entrenadora. “Lleva pocos años en el bádminton. Al principio lo compaginaba con natación sincronizada, pero se le hacía mucho y escogió el bádminton”, recuerda. “Se le da bien pero es pequeña para su edad. Juega con niñas más desarrolladas y eso implica más esfuerzo. Tiene mucho mérito”. La entrenadora considera que ese condicionante físico se le notó en la semifinal que perdió, a la que llegó ya muy cansada tras varios partidos. Iziar por su parte reconoce que tenía más esperanzas en el individual que en el dobles, en el que formó pareja hace poco con la cántabra Paula Yedra. “No contaba con el dobles porque este era nuestro quinto campeonato juntas pero salió bien. En el individual sin embargo la rival era muy dura”, afirma la joven jugadora.

Rogelio Iglesias. |  // BERNABÉ

Rogelio Iglesias. | // BERNABÉ L.D.

El bádminton, una tradición familiar

El bádminton es el deporte rey en la familia de Iziar Barcala. Esta pasión viene desde lejos, ya que su abuelo, Rogelio Iglesias, fue el primer presidente del Club Bádminton A Estrada, fundado en el año 1994. “Un día una de mis hijas llegó a casa y me pidió comprar una raqueta de bádminton. Me quedé sorprendido”, explicó el exdirigente al recordar los inicios de este deporte en la villa. Sus hijas Lucía, Bárbara y Patricia Iglesias jugaron después en el equipo estradense. De ellas Patricia, terminó dando el salto también como entrenadora de la base. Iziar, hija de Patricia, es por tanto la tercera generación de la familia ligada a este deporte, junto a su hermano Álex, también jugador de la cantera estradense. La llegada de sus hijos al bádminton también llevó a Patricia a volver al club, trabajando como entrenadora en categorías base.

Compartir el artículo

stats