Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de colmillo penaliza al Arosa en Avilés (2-1)

Pese a dominar el juego durante muchas fases, los de Jorge Otero solo dispararon a portería en la acción del gol - Un Avilés con mucha más dinamita en el área rival se hizo con los tres puntos sin muchos alardes

Una acción del choque disputado ayer en el Román Suárez Puerta de Avilés con el goleador Luismi en una disputa. | // Mara Villamuza

Después de 28 años volvía el Arosa a jugar en Avilés. Una efemérides que no vino acompañada de un resultado positivo. El 2-1 final refleja la superioridad de los locales en ambas áreas. Los arlequinados lo intentaron y tuvieron fases de buen fútbol, pero quedó claro que sin remate las posibilidades de un buen resultado se minimizan hasta el extremo.

Salió el Real Avilés dispuesto a marcar el ritmo desde el principio. Incluso pudieron cobrarse muy rápido los réditos de no ser porque Manu Táboas apareció de manera providencial cuando solo iba transcurrido un minuto de juego. Sucedió cuando Vidorreta filtró un balón en el corazón del área donde Cedrick le ganó la espalda a los defensas, pero ahí emergió Táboas para achicar el espacio a ex Primera División y contener el resultado inicial.

Pese al susto el plan de partido del Arosa fue surtiendo efecto. Jorge Otero quería tener el balón y el equipo fue adaptándose a la propuesta macerando sus posesiones. Diego Diz asumió el tráfico y el juego fluía. Julio Rey y Porrúa daban continuidad por dentro mientras Cotilla y Javi Fontán aportaban la amplitud necesaria.

Luismi hizo gala de una gran sangre fría para primero amagar, luego recortar y terminar rematando para hacer un tanto que no quiso celebrar por su pasado como avilesino

decoration

Sin embargo, cuando mejor parecían estar los arlequinados sobre el césped del Román Suárez Puerta llegó el tanto de los de Chiqui de Paz. Fue en una acción por banda derecha en la que Cedrick profundizó para servir un balón al primer palo donde Ródenas se anticipó a la defensa con un remate que se fue al fondo de la red.

La mejor noticia fue la excelente reacción de un Arosa que apenas tardó un minuto en igualar la contienda. Fue tras un pase de Julio Rey al área que Luis Nuño cedió con el pecho a Luismi. El delantero vigués hizo gala de una gran sangre fría para primero amagar, luego recortar y terminar rematando para hacer un tanto que no quiso celebrar por su pasado como avilesino.

Julio Rey dando un taconazo en el área ante la presencia de Cedrick Mabwati. Mara Villamuza

En el tira y afloja en lo que a dominio se refiere, los asturianos volvieron a tomar la manija del choque siempre con Cedrick como principal quebradero de cabeza para la zaga vilagarciana. Pero superado ese arreón producto de la rabia del empate, el Arosa mostró personalidad para recuperar nuevamente el balón y hacerlo suyo. Por contra, su rival pareció acusar el golpe del 1-1 de una manera que el pitido que indicaba la vuelta a vestuarios supuso casi un alivio.

La tendencia de dominio visitante se mantuvo en el arranque de la segunda parte. Julio Rey agrandaba su figura en perfecta sociedad con Javi Fontán mientras el Avilés perseguía sombras en la medular, pero faltaba la mordiente que sí lucía un conjunto blanquiazul en las áreas. Incluso reclamó la parroquia local dos penaltis de Piay y Ross cuando el sentido del juego ya se había vuelto a invertir.

Davo, portero local, apenas intervino en toda la segunda parte ante las dificultades mostradas por los vilagarcianos para generar disparos a portería

decoration

Chiqui de Paz tomó la iniciativa a la hora de dar protagonismo a sus jugadores de relevo y el Avilés lo notó muy positivamente, al igual que la grada del Román Suárez Puerta. Natalio tuvo en sus botas el 2-1, pero el delantero falló en boca de gol un excelente servicio de Ródenas. Fue el preludio de lo que llegaría pocos minutos después en un córner que botó Juanmi Carrión al segundo palo. Allí fue Natalio el que se aprovechó de la falta de contundencia del Arosa para ceder a un Vidorreta que remató raso para marcar.

Ross disputando un balón aéreo con Natalio con Piay en segundo término. Mara Villamuza

Al Arosa no le quedó otra que gestionar el balón más si cabe. Lo hizo con criterio, pero todas las luces se apagaban en las proximidades del área. Tanto fue así que Davo, portero local, apenas intervino en toda la segunda parte ante las dificultades mostradas por los vilagarcianos para generar disparos a portería. Ahí fue, en el colmillo de cara a gol, donde el saldo del fútbol desplegado por unos y otros ofreció un claro balance favorable a los asturianos.

La derrota supone la cuarta en los cinco últimos encuentros de un Arosa al que la buena impresión ofrecida no estuvo exenta de una preocupante escasez rematadora.

Ficha del partido:

Real Avilés: 2

Davo; Nacho López, Estellés, Gómez, Juanmi Carrión; Vidorreta, Fernando (Iago Díaz, min. 73), Cedrick Mabwati (Kilian Grant, min. 57), Perea (Hualde, min. 46); Natalio (Sergio García, min. 89) y Ródenas (Javi Pérez, min. 73).

Arosa: 1

Manu Táboas; Javi Fontán, Piay, Ross, Cotilla; Alberto Martín (Mon, min. 68), Diego Diz, Porrúa, Julio Rey (Pedro Beda, min. 80); Luis Nuño y Luismi.

Goles: 1-0, min. 21: Ródenas; 1-1, min. 23: Luismi; 2-1, min. 74: Vidorreta.

Árbitro: Alejandro Morilla Turrión (Colegio Navarro), auxiliado por Youssef Benlali e Igor Garcés. Amonestó a Pedro García.

Incidencias: Octava jornada en 2ª RFEF. Alrededor de 900 espectadores en el estadio Román Suárez Puerta de Avilés.

Jorge Otero: "Nos faltó más profundidad y llegar con más gente al área"

En el análisis de Jorge Otero destacó que “en la primera parte, salvo en la jugada del primer minuto, creo que estuvimos bastante bien. Supimos contrarrestar su juego. Sí es cierto que nos faltó más profundidad y llegar con más gente al área”.

Añadió que “en la segunda parte empezamos muy bien, jugando en campo rival. Luego el Avilés nos dominó y nos metió atrás. Con los cambios mejoramos un poquito. En su gol en un córner no estamos acertados, nos faltó contundencia. A partir de ahí, fue un querer y no poder. Ellos estuvieron cómodos y nos faltó la pizca de tranquilidad. En general, hicimos un buen partido, pero hay que reflejarlo en puntos. El equipo me transmite tranquilidad aunque hay aspectos en los que hay que mejorar”.

Compartir el artículo

stats