Baloncesto / Balonmano

Las manos que han construido Coia

Caballero revela que el Seis do Nadal será “vigués distinguido” en la presentación de la campaña de su 40º aniversario

Mila Alonso

Navia siempre vibra en las presentaciones del Club Baloncesto Seis do Nadal. El enjambre de su chiquillada zumba, señalando por dónde florece el futuro. Esta vez, sin embargo, se percibe un matiz especial de emoción. Toca recapitular el pasado, aunque sea brevemente. El club ha cumplido 40 años desde su fundación. Sucedió, precisamente, en el día que lo nombra, tal que ayer, un 6 de diciembre. Surgió como refugio y esperanza en aquella Coia ochentera, devastada por la heroína. Hoy la barriada, todavía popular pero apacible, presume de la entidad como una de sus señas de identidad. “Seréis vigueses distinguidos”, les anunció ayer el alcalde, Abel Caballero. Un homenaje colectivo, que admite igualmente nombres concretos. Esas manos han construido Coia.

El Colegio Nuevo de Coia, aunque se inaugurase oficalmente el 6 de diciembre de 1983, había iniciado su actividad en octubre de 1982, con un mes de retraso en el curso escolar y el edificio aún en obras. Urgía en una zona de familias jóvenes y prolíficas. Otro centenar de alumnos acudía desde Valadares o Beade. A su alrededor, a la luz de los descampados y en la oscuridad de los portales, se extendía aquella cosecha de jeringuillas que truncó a toda una generación. Para proteger a los pequeños, el ANPA del centro puso en marcha las actividades deportivas; variadas –en su fubito se inició Míchel Salgado–, aunque lo que cuajaría, con el tiempo dividido en dos clubes distintos, sería el baloncesto y el balonmano.

Un parpadeo y han pasado cuarenta años. Este C.B. Seis do Nadal, el de la canasta, alcanza esa cifra redonda en plenitud, consolidado como “una de las canteras más nutrida de Galicia”, según determina el presidente de la Federación Gallega, Julio Bernárdez. Lo testimonia la aritmética: 700 jugadores y jugadoras militan en sus 32 equipos federados y 10 de escuelas. Aunque el largo puente festivo motivó algunas ausencias, la mayoría lo pudo celebrar ayer sobre el parquet de Navia y en sus gradas. “Todos nos hemos cantado el cumpleaños feliz a nosotros mismos”, celebra el director deportivo, Sergio González.

González ha sido una de las personas en las que se ha encarnado el tributo a la trayectoria del club. Aunque hace poco que traspasó la treintena, ejerce como director deportivo desde 2007, tras haber sido jugador y entrenador. Una fidelidad que se repite en los otros homenajeados. Por los Martínez Vaqueiro se destacó al padre, Adrián, uno de los fundadores, y a dos de sus hijos; Carlos, que lideró la transformación institucional, y Jorge, que le ayudó y aún sigue en activo como entrenador del equipo femenino de Primera Nacional. “Esta familia respira Seis do Nadal por todos sus poros”, resume González.

Homenaje a la familia Martínez Vaqueiro.

Homenaje a la familia Martínez Vaqueiro. / R. Grobas

Siguieron el desfile las dos antecesoras de la actual presidenta, Iria Otero; Conchi Martins y Mar Lago. Y una tercera “mujer muy importante”, que no quiso nunca ocupar ese cargo pero cuya labor en el secretariado ha sido esencial: Francisca “Chuca” García.

En el recorrido por los diferentes estamentos se escogió a dos jugadores como ejemplo de constancia: Diego Montenegro y Aída González, que “representan los valores que queremos transmitir”, explica González. Y a un entrenador, Francisco Javier García, uno de los más longevos en la labor pedagógica y que “mantiene la ilusión de cuando empezó” incluso pese al ictus que sufrió el año pasado.

Participantes en la jornada del balonmano.

Participantes en la jornada del balonmano. / Seis do Nadal

No se había recitado aún un nombre imprescindible. Era solo una broma interna, el despiste que inquietase a quien mejor representa el corazón del Seis. Aali Mohamed se llevó la ovación de la mañana. Saharaui emigrado a Vigo en 1976, ha estado presente como entrenador en todos los días que el Seis ha existido “siempre ayudando a todos con su sonrisa, con su forma de ser... Esperamos tenerlo con nosotros durante mucho tiempo más”, desea el director deportivo, que también fue un niño en su regazo.

Abel Caballero cerró el acto, como exigía el protocolo, revelando la noticia que a nadie había comunicado: el Seis do Nadal figurará en la próxima tanda de Vigueses Distinguidos “por su capacidad de trabajo todos estos años, por su labor con niñas y niños, por su estructura y organización... Era casi obligado”.

Los jugadores que disputaron el primer partido en Vigo de balonmano en silla de ruedas.

Los jugadores que disputaron el primer partido en Vigo de balonmano en silla de ruedas. / Seis do Nadal

[object Object]

El Club Balonmán Seis do Nadal celebró ayer su cuarenta aniversario con una jornada lúdico-deportiva en la que participaron todos los equipos del club, además de otras entidades invitadas (Chapela, Tui, Reconquista de Vigo y Bueu) y, como evento estelar, el primer partido de balonmano en silla de ruedas celebrado en la ciudad de Vigo.

Además, se celebró la XV edición del Memorial Víctor Lis, entre el Seis do Nadal y Balonmán Bueu, que finalizó con la victoria apretada de los locales (33-32). Este año se celebró por primera vez también el memorial en la categoría femenina, entre el Seis do Nadal y el Reconquista, con victoria de las visitantes.