Los pimentoneros recibían ayer a un peligroso Valladares, un conjunto con dos puntos más que los locales que, si lograban derrotar, otorgaba la permanencia matemática en la categoría.

Ese era el reto de los de Vilachá y no decepcionaron, Marco en dos acciones consecutivas estrelló el balón en la red de los visitantes en el ecuador de la primera parte y, ya en la recta final del choque, Lamelas puso la guinda.