12 de febrero de 2020
12.02.2020
atletismo - Pista cubierta

Sergio Rodríguez desafía a la estadística

El atleta guardés, que se inició en el atletismo a los 18 años, firma la segunda mejor marca gallega de 200 metros, superando por una centésima a Isidoro Hornillos

12.02.2020 | 01:35
Sergio Rodríguez // Ricardo Grobas

Sergio Rodríguez Teixeira firmó una brillante actuación en los 200 metros en los Autonómicos de pista cubierta de Salamanca, donde paró el crono en 21:75, lo que supone la segunda mejor marca gallega de todos los tiempos en la distancia, solo superado por el coruñés Mauro Triana.

En una carrera dominada por el atleta del FC Barcelona Sergio Husillos, el guardés obtuvo la marca mínima para competir en los próximos Campeonatos de España de pista cubierta, que serán en Ourense el 29 de febrero y 1 de marzo, y en el Nacional al aire libre (Getafe, 27 y 28 de junio).

"Yo estaba peleando para hacer la mínima para el Campeonato de España, que estaba en 21:95, y sabía que podía estar por debajo de la mínima, pero nunca pensé que estuviera por debajo de 21:80", reconoce. Su mejor marca en pista cubierta era, hasta ahora, de 21:91, con lo que consiguió darle un buen mordisco al crono en una temporada de ilusionantes cambios para él, ya que su fichaje por el CD Surco Lucena de Córdoba le permitirá competir en la liga de clubes de División de Honor. "Sabía que estaba bien de forma, para hacer una buena marca, pero no para hacer la que hice", insiste Rodríguez, que tras su actuación en Salamanca supera por una centésima en el ranking histórico a Isidoro Hornillos (21:76 en 1982).

En el Nacional de Ourense ya se fija objetivos concretos. "Me gustaría pasar a la semifinal, lo que supone estar entre los doce mejores de España, y luego intentar meterme en la final, entre los ocho mejores, y repetir el puesto que hice en Antequera, en 2015, donde conseguí ser sexto", rememora: "Está muy difícil, pero hay que pelear por eso".



Pese a su sorpresa por la marca obtenida en Salamanca, Rodríguez considera que "después de ver la carrera grabada, la sensación que me quedó es que tampoco había corrido tan bien". "Me sorprendió porque después de ver la marca pensaba que había corrido genial, pero al verla, creo que hay algo de margen para mejorarla". Así que trabajará estos días para pulir el registro que acaba de obtener. "Mi punto débil está en los primeros metros. En la primera parte de la carrera aún puedo mejorar un poco más", anuncia.

En pista cubierta al guardés le quedan todavía dos competiciones, el Autonómico, el día 23, y luego, el Nacional. "De cara a la temporada de aire libre tengo las tres jornadas del Campeonato de España de clubes, en División de Honor, con el club por el que acabo de fichar; después el Nacional absoluto, en Getafe, y después el Campeonato de España de Federaciones Autonómicas y el Gallego, como citas más importantes". El guardés no ha entrado nunca en una convocatoria nacional, algo que ve muy lejano. "Es muy difícil. Ahí hay mucho nivel, ojalá se diera, pero lo veo muy complicado", reconoce.

La marca de Mauro Triana, que ostenta actualmente el récord gallego en la distancia con 21:28, también es para él inalcanzable. "Es el mejor velocista gallego de la historia de 100 y de 200 y al anterior récord gallego, que lo tenía Isidoro Hornillos, le metió más de medio segundo y eso es mucho. Está lejos", asume. Sergio Rodríguez apunta que fue precisamente Triana el que le indicó que había mejorado la marca del presidente de la Federación Gallega. "Luego Isidoro me mandó un mensaje también felicitándome", añade.

Sergio Rodríguez es un atleta tardío, ya que no empezó a practicar atletismo hasta los 18 años. "Fue cuando empecé en la Universidad para estudiar INEF. Tenía un amigo que hacía atletismo y le dije que me gustaría probar, y así fue", indica el velocista, que antes del atletismo había probado otras disciplinas como fútbol y balonmano. "Me apetecía dar un cambio y probar un deporte que me gustó sobre todo a raíz de los Juegos de Pekín, que fue cuando el boom de Usain Bolt, así que me animé a probar".



Su caso es casi la excepción a la regla. Precisamente en su trabajo de fin de grado habla en uno de sus apartados de la evolución de las licencias. "Empiezan a caer a los 18, 19 y 20 años, cuando la gente empieza en la universidad y lo deja. El mío fue el caso contrario", apunta el velocista, que ahora es profesor de Educación Física en Gondomar tras aprobar la oposición el año pasado.

Así que, desafiando a la estadística, el pupilo de José Carlos Tuñas afronta una temporada en la que se avecinan retos interesantes, donde podrá competir en División de Honor. "Este año decidí dar un paso más para competir en pruebas de más nivel", subraya. "Hay mucha competencia para esas ligas y tienes que estar siempre en tu máximo nivel para poder ir", reconoce el guardés, que ya tiene señaladas las tres jornadas de abril, mayo y junio en las que confía en competir con su nuevo equipo. "Son competiciones muy bonitas y estoy con muchas ganas. Ahora en pista cubierta soy el mejor del club y espero estar también entre los dos mejores al aire libre para poder ir a las jornadas de liga. Son carreras de máximo nivel", anuncia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook