La decisión parece tomada. Miguel Cardoso planea jugar con defensa de cinco (tres centrales y dos carrileros) el próximo sábado en Mendizorroza contra el Deportivo Alavés. La idea, consensuada con los capitanes del equipo, es que el Celta trate de crecer en el partido desde la seguridad defensiva con la misión de conservar la portería a cero como objetivo prioritario.

El buen funcionamiento colectivo con este esquema en el Coliséum de Getafe -hasta que el árbitro decidió cargarse el partido inventándose un penalti y expulsando a continuación a Maxi Gómez con la doble tarjeta amarilla más rápida de la historia de LaLiga- ha convencido al grupo de la necesidad de exponerse lo menos posible y potenciar la búsqueda del gol al contragolpe aprovechando la calidad de la gente de arriba o en una acción a balón parado, uno de los pocos aspectos del juego al que el Celta ha sacado un buen rendimiento con el preparador luso.

Aunque el esquema ya está decidido -se jugará con un 5-4-1-, el técnico portugués debe resolver en el que puede ser su último partido al frente del Celta -parece muy difícil que pueda sobrevivir a una nueva derrota- qué piezas dispone sobre el tapete de Mendizorroza.

  • ¿Debe la dirección del Celta destituir a Miguel Cardoso?

Alavés - Celta: ¿Gustavo Cabral o Néstor Araújo?

Uno de las dudas atañe precisamente al eje de la línea defensiva, donde Gustavo Cabral y Néstor Araújo se disputan previsiblemente un puesto en el perfil derecho junto al canterano David Costas y el holandés Wesley Hoedt, que ocupará el perfil izquierdo. Aunque el mexicano es hasta el momento el central más utilizado esta temporada y ha jugado todos los partidos completos con Miguel Cardoso, el técnico luso probó en el entrenamiento celebrado ayer en Balaídos con una defensa de cinco integrada por Cabral, Costas y Hoedt en el eje y Hugo Mallo y David Juncà en los costados.

En el medio campo la gran novedad podría ser Stanislav Lobotka, que volvería al once para acompañar a Okay Yokuslu al frente de la sala de máquinas en perjuicio de Fran Beltrán y Jozabed Sánchez, otros habituales de Cardoso que en este partido apuntan al banquillo.

Ausente Iago Aspas, que ha recaído de su lesión en el gemelo interno izquierdo y causará baja junto al sancionado Ryad Boudebouz, expulsado con roja directa en el último compromiso liguero frente al Levante, se da por segura la vuelta de Maxi Gómez, quien causó baja frente a los granotas por su expulsión en Getafe. El punta uruguayo será el referente en punta escoltado en las bandas por Brais Méndez y Sofiane Boufal, que actuarían en banda como enlaces entre el mediocampo y la delantera.

¿Está el Celta en crisis? MARTA CLAVERO

Alavés - Celta: la vida sin Aspas, la vida sin gol

Con Aspas fuera de la ecuación todavía durante algún tiempo, Miguel Cardoso tratará de explotar la estrategia ofensiva para buscar el gol. Las acciones de pelota detenida han sido el principal argumento ofensivo del Celta desde que el goleador moañés cayó lesionado en el segundo tiempo del encuentro disputado en el Camp Nou el pasado 22 de diciembre, con una fugaz reaparición en el Coliséum Alfonso Pérez ante el Getafe.

Desde aquella fatídica tarde, los celestes tan solo han sido capaces de anotar un gol en jugada, el conseguido por Pione Sisto en el Nuevo José Zorrilla, tras un robo de balón de Boufal cerca del área contraria. El resto de los goles han llegado en acciones de estrategia ofensiva: 3 tras un saque de esquina, otro tras un libre indirecto desde un lateral del área y dos de penalti. Fran Beltrán, frente al Athletic; Maxi, de penalti, y Araújo contra el Rayo; Okay ante el Sevilla; y Brais Méndez, también de pena máxima, han sido los autores de los goles celestes desde que Iago Aspas cayó lesionado en Barcelona.