10 de agosto de 2018
10.08.2018
atletismo - Campeonato de Europa

Fernando Carro, plata en 3.000 metros obstáculos

El madrileño logra la segunda medalla española y Hortelano roza el bronce

10.08.2018 | 01:58
El madrileño Fernando Carro mira al cielo tras conquistar la plata. // Srdjan Suki

Fernando Carro, un modesto atleta del barrio madrileño de Canillejas, protagonizó con su medalla de plata europea en 3.000 metros obstáculos la gesta española del día en que Bruno Hortelano regresó a la elite mundial, dos años después de su accidente, con un agridulce cuarto puesto en la final de 200.

"Un momento maravilloso en un escenario irrepetible, pero tenía que haber estado un pelín adelante. Me he equivocado, he dudado, sabía que tenía que estar cerca de Mekhissi, pero su cambio fue muy rápido y cedí tres o cuatro metros que fue imposible recuperar porque yo soy rápido, pero él también", explicó Carro sobre el francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad, que obtuvo su cuarto título.

Ambicioso irredento, Carro soñaba incluso con la victoria, pero hubo de conformarse con dar al equipo español su segunda medalla en Berlín, después del bronce de Julia Takacs en los 50 km marcha. Mekhissi puso tierra de por medio en la última vuelta, perseguido unos metros atrás por el madrileño, y se impuso con un tiempo de 8:31.66, seguido de Carro (8:34.16) y del italiano Johanes Chiapinelli (8:35.81). El burgalés Dani Arce llegó sexto con 8:38.12 y el jiennense Sebastian Martos decimocuarto con 8:46.76.

Nadie quiso asumir responsabilidades en el primer kilómetro, pero en el segundo cambió Chiapinelli. El ataque no sorprendió a Carro ni a Dani Arce, que se aferraron al grupo delantero, pero Sebas Martos, en una temporada perturbada por las lesiones, cayó a cola del grupo.

A dos vueltas del final Carro estaba metido de lleno en la lucha por los metales y al toque de campana estaba tercero. Se fue resuelto en pos de Mekhissi, pero clavó a la salida de la última ría y hubo de conformarse con la medalla de plata, su primer éxito internacional, con 26 años. En Amsterdam 2016 había sido noveno.

El éxito de Carro no pudo ocultar la pequeña decepción de Bruno Hortelano, el mejor velocista español de todos los tiempos, que regresó a la elite mundial, después de casi dos años inactivo por un accidente de coche, con la medalla de chocolate en una final de 200 dominada por el campeón del mundo, el turco Ramil Guliyev.

Hortelano era el defensor del título, pero hubo de inclinarse ante Guliyev, el sucesor del jamaicano Usain Bolt como campeón del mundo, que se impuso con nuevo récord de los campeonatos (19.76), y también ante el británico Nethaneel Mitchell-Blake (20.04) y el suizo Alex Wilson (20.04), que le adelantaron en el último metro.

El plusmarquista español se quedó a una sola centésima del podio, con un crono de 20.05. Fue el segundo más rápido en la partida (147 milésimas, frente a las 142 del suizo Wilson) y se mantuvo en posiciones de podio durante 198 metros. Sólo en los dos últimos perdió la compostura, en su afán por aferrarse al podio. Aún así, se quedó a una sola centésima de la mejor marca de su vida (10.04).

El navarro Sergio Fernández, que llegaba a Berlín como subcampeón de Europa de 400 m vallas, mejoró su marca de Amsterdam con 48.98, el segundo mejor registro de su vida, pero sólo le alcanzó para llegar séptimo en una final dominada por el noruego Karsten Warholm, con nuevo récord continental sub-23 (47.64), arrebatando la corona al turco de origen cubano Yasmani Copello, segundo con 47.81. Hoy seré el turno de Óscar Husillos en 400 lisos, donde se verá las caras con Warholm.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine