18 de septiembre de 2017
18.09.2017
ciclismo - Volta a Galicia

Martín Lestido resiste en la última etapa en Santiago

El padronés sella su victoria final y devuelve a corona al Froiz

18.09.2017 | 01:56
El podio de la Volta a Galicia, ayer tras la última etapa disputada ayer en Santiago.

El ciclista padronés Martín Lestido se proclamó ganador de la XVI Volta a Galicia que ayer concluyó en Santiago de Compostela. Con su victoria devuelve la corona de la ronda gallega al equipo pontevedrés del Supermercados Froiz, que no la conseguía desde el año 2010. El Froiz suma su sexto triunfo en esta clásica desde que adquirió su categoría como prueba elite y sub 23.

La última de las cuatro etapas, con salida y llegada en Santiago, no deparó sorpresas y acabó resolviéndose al esprint con victoria del ruso Alexsandr Grigoriev (Diputación de León).

Más de un centenar de corredores tomaron parte en la cuarta y definitiva jornada de 130 kilómetros. De ellos, una veintena se hallaban situados en un lapso de 18 segundos lo que parecía presagiar una buena oportunidad para poner al líder contra las cuerdas.

Lestido (Froiz) había conseguido su escasa renta gracias al triunfo de la escuadra de Poio en la contrarreloj por equipos inaugural. Después la defendió en Monforte y en la etapa de montaña de Lalín.

Tal fue el esfuerzo acumulado en la capital del Deza por el pelotón que en Santiago apenas quedaban energías para poner en riesgo el maillot del líder. Tras los escarceos iniciales, los primeros en intentar el asalto serio al amarillo fueron el Rías Baixas y el Cortizo-Anova por mediación de Jesús Nanclares y Raúl García de Mateos, respectivamente. Los dos representaron la principal oposición al Froiz en un día en la que la montaña, con dos puertos puntuables pero muy lejos de meta, no parecía propicia para escaladores pero sí para un ataque lejano que fuese madurando la carrera. Su fuga, cuando apenas se llevaban 20 kilómetros de prueba, aceleró el ritmo por encima de los 41 kilómetros a la hora. La ventaja no llegó a los dos minutos pero mantuvo a De Mateos (Cortizo) como líder de la Volta durante muchos kilómetros mientras en el pelotón se alternaba el control por parte de Froiz y de Diputación de León. El control ejercido por el equipo del líder se prolongó toda la etapa, incluso cuando Mateos dejó la compañía de Nanclares y se fue en solitario. Fue un espejismo; sin apenas mayor dificultad que algunos repechos exigentes camino de meta, el pelotón terminó por neutralizar la intentona de De Mateos en el kilómetro 102.

Desde allí a la Alameda compostelana se aceleró la velocidad del pelotón con Lestido presto a saltar para neutralizar cualquier intento de superarlo. Sin capacidad para intentar doblegar el control del Froiz, la volata de Santiago de Compostela sentenció los cuatro días de competición de la XVI Volta a Galicia. Victoria parcial para el ruso Grigoriev (León) por delante del francés Delettre (Delko Marseille) y el chileno Tello (Kuota-Paulino).

En la ceremonia del podio, la organización de la prueba rindió homenaje al mosense ganador del Tour de Francia 2006, Óscar Pereiro. Luego fue la secretaria xeral para O Deporte, Marta Míguez, la encargada de imponer el maillot amarillo Xunta de Galicia a Martin Lestido. El del Froiz suma su segunda vuelta por etapas en Galicia en este 2017 tras su victoria en la pasada Volta á Coruña. La segunda posición de la general fue para su compañero de equipo David González y tercero acabó el ganador de la tercera etapa, el sudafricano del Rías Baixas, Willem Jakobus Smit.








El chileno Elías Tello (Kuota-Paulino) ganó el maillot Telefurgo de la montaña; el portugués César Martingil (Liberty), el maillot Concello de Monforte de metas volantes y David González (Froiz), el maillot B The Travel Brand como mejor sub 23. Lestido también se llevó el maillot Anova como mejor gallego y el Grupo Deportivo Supermercados Froiz el trofeo al mejor equipo de la ronda.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Deportistas, héroes y solidaridad

¿Qué hace un madrileño del barrio de Chamartín en pleno Mozambique?