09 de febrero de 2017
09.02.2017

Fútbol sin tormentas

Las aficiones de ambos equipos olvidaron las polémicas de los últimos días

09.02.2017 | 02:19
Deyverson consuela a los aficionados del Celta tras el partido. // Ricardo Grobas

La vuelta de la semifinal de Copa se jugó en Mendizorroza, a pesar de los impedimentos iniciales del Alavés. El equipo vitoriano solicitó la suspensión porque consideraba que el Celta llegaría más descansado al duelo por haber descanso el domingo tras el aplazamiento del partido de Liga contra el Real Madrid por el temporal que dañó una cubierta de Balaídos. La federación desestimó la queja del club vasco.

Ayer,la meteorología tampoco quiso influir.. No se cumplieron los pronósticos que apuntaban a posibles nevadas en tierras alavesas. Incluso la lluvía que recibió a la caravana celeste a media tarde dio paso a una noche fría, que se fue calentando en el barrio de Ariznabarra a medida que se aproximaba la hora del partido entre albiazules y celestes. Por fin, el fútbol pasaba a ocupar el centro del segundo duelo copero de la semana, del que saldría el otro finalista, el rival que el 27 de mayo le discutirá la Copa del Rey al Barcelona.

Vitoria y Vigo comparten amistades futbolísticas y también intenciones de contar más pronto que tarde con unas mejores instalaciones deportivas. Porque la capital vasca está inmersa en el proyecto del nuevo Mendizorroza, con un diseño futurista, acorde a los nuevos tiempos. Balaídos tampoco quiere quedarse atrás, aunque camina a trompicones.

Alavés y Celta quieren mejorar en todo y vuelven a vivir momentos felices tras pasar por Segunda. A principios de la década pasada acariciaron su primer título. Los celestes cayeron en la final de la Copa del Rey de 2001, disputada en Sevilla ante el Zaragoza, mientras que los albicelestes cedieron la Copa de la UEFA de 2003 al Liverpool en el minuto 117, en el partido disputado en Dortmund.

Disfrutan Alavés y Celta de un buen presente en LaLiga, de la mano de dos técnicos argentinos que proceden de la misma provincia, Córdoba. Las aficiones mantienen zdemás buenas relaciones, que estuvieron a punto de enturbiarse el pasado fin de semana. Pero la tormenta pasó y la nieve no se presentó ayer a un duelo de Copa que estuvo demasiado pendiente de la meteorología. Es el cambio climático.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes