08 de octubre de 2014
08.10.2014
atletismo

Martínez Larrea sustituye a Álvarez Salgado como delegado federativo vigués

El olímpico ha presentado su dimisión "por motivos personales" tras un año en el cargo

08.10.2014 | 01:45
Miguel Martínez Larrea.

Relevo al frente de la delegación en Vigo de la Federación Gallega de Atletismo. Isidoro Hornillos, presidente de la Federación Gallega, ha designado a Miguel Martínez Larrea (Santiago de Chile, 1945) para sustituir a Javier Álvarez Salgado en el cargo después de que éste último presentara su dimisión el fin de semana.

"Ha sido una sorpresa", reconoce el nuevo delegado. "Prácticamente Javier y yo empezamos a trabajar juntos aquí en la Delegación de Vigo y recién nos estábamos conociendo y me encontré con esta sorpresa", añade. "El presidente (Isidoro Hornillos) me llamó y lo primero que sentí fue sorpresa y orgullo", comenta.

El chileno se inició atléticamente en los años 60 en su país. Ejerció también como juez en Argentina, donde fichó por la Agrupación Atlética Aconcagua y colaboró con la federación en Jalisco (México) como técnico. En los últimos once años realizó labores de juez en el Comité Galego, y fue el presidente de este colectivo en Vigo en las dos últimas temporadas.

Martínez Larrea compaginará su labor al frente de la delegación con su otra pasión, el voleibol. "Trabajo con siete escuelas y soy segundo entrenador en el Xuvenil de Teis. Ya el año pasado lo tuve complicado y este año va a ser durísimo, pero confío en colegas y en gente que me irá ayudando. Hay gente muy buena trabajando para que esto funcione sin problemas".

El nuevo delegado recibió esta semana la llamada de su antecesor. "Javier Álvarez Salgado me llamó para decirme que había renunciado. No me interesa cuáles fueron los motivos, sinceramente. No sé si fue por motivos personales o deportivos, pero sinceramente es algo en lo que no quiero meterme". "Yo vivo por y para el deporte", proclama. Por eso asume el reto con responsabilidad y con orgullo. "Uno empieza como atleta, ve clubes, tiene ideas. Luego pasa como juez, y también. Va acumulando experiencias y siempre sueñas con algo mejor. Es un reto que asumo con toda la pasión con la que vivo el deporte".

Todavía aterrizando en el cargo, anuncia: "No quiero copiar nada ni a nadie. Prefiero ir día a día". Para ello siente el apoyo de toda la familia atlética. "Gracias a Dios me he sentido muy apoyado y bien recibido, tanto por clubes, amigos, atletas, jueces... Me han brindado su apoyo y es algo que me encanta y que me tiene asombrado. Te sientes apoyado y con mucha fuerza". La unión será una de las premisas de su trabajo. "Quiero que la gente sienta que aquí se van a solucionar sus problemas. Ese es mi sueño. Que ésta sea una casa para todos".

El domingo estará ya ejerciendo en el Cross Castro San Miguel. Una toma de posesión sosegada. "Vamos a apoyarlo con nuestra presencia. Si antes no me perdía ninguna prueba, ahora menos", anuncia.

Las pistas de Balaídos serán uno de los puntos candentes. "Sueño con una pista nueva. Pero no se puede ser tan utópico. Creo que el día que los políticos se pongan de acuerdo por estas cosas trabajarán mejor para el deporte. Así como ahora se han puesto de acuerdo para el estadio de Balaídos, creo que también podían hacerlo con las pistas de atletismo. Igual creen que con el arreglo que hubo ahora ya está, pero no es así. Galicia es cuna de grandes atletas y hay que poner el atletismo gallego donde le corresponde".

Por su parte, Javier Álvarez Salgado precisaba ayer que había renunciado al cargo por "motivos personales". "Sucede con frecuencia el relevo en este tipo de cargos. No hay más motivos", prosigue, al tiempo que anuncia que se marcha, tras un año al frente de la delegación, "satisfecho" por el trabajo realizado. "Hemos conseguido algo muy importante, normalizar un poco la situación entre el Concello y la Federación", subraya: "Ahora vendrá otro equipo y hará otras cosas y poco a poco iremos sacando adelante el atletismo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Deportistas, héroes y solidaridad

¿Qué hace un madrileño del barrio de Chamartín en pleno Mozambique?