09 de noviembre de 2008
09.11.2008

Cuatro muescas en la culata de Eto'o

Nueva goleada azulgrana, con el Valladolid como víctima y con el camerunés de estrella

09.11.2008 | 03:02
Eto´o celebra uno de los cuatro goles que ayer le marcó al Valladolid

Barcelona 6 - 0 Valladolid

Barcelona
Valdés; Alves, Piqué, Márquez (Cáceres, min. 68), Puyol; Touré, Gudjohnsen (Keita, min. 72), Xavi; Messi, Henry y Eto´o (Hleb, min. 75).

Valladolid
Asenjo; Pedro López, Nano, García Calvo, Marcos; Medunjanin (Aguirre, min. 45), Alvaro Rubio; Pedro León (Cannobio, min. 45), Sesma (Escudero, min. 84), Vivar Dorado y Goitom.

Goles: 1-0, min. 12: Eto´o. 2-0, min. 31: Eto´o. 3-0, min. 43: Eto´o. 4-0, min. 44: Eto´o. 5-0, min. 71: Gudjohnsen. 6-0, min. 83: Henry.

Árbitro: Teixeira Vitienes (comité cántabro). Amonestó con cartulina amarilla a Touré (min. 20) y Vivar Dorado (min. 75).

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de Liga de Primera División, disputado en el Camp Nou ante 58.276espectadores.

La excelencia futbolística de Messi y la impecable precisión de Eto´o encumbraron al Barca y derrumbaron al Valladolid (6-0) en un partido que premió el estilo del conjunto azulgrana, confirmado en lo más alto de la Liga y acostumbrado a contar sus partidos por goleadas.
Insaciable, el Barcelona no levanta el pie del acelerador. Unos minutos después de que el Real Madrid ganase desde la trinchera al Málaga (4-3) con cuatro goles de Higuaín, el Barca despachó al Valladolid con cuatro tantos de Samuel Eto´o y una impecable puesta en escena, lo que ya se ha convertido en una especie de marca de la casa de este proyecto que con tanta brillantez ha iniciado Guardiola.
Con más de tres goles por partido en Liga, el conjunto del técnico catalán contó una víctima más en el Valladolid, que se batió con decoro sin renunciar al fútbol. Pero no encontró argumentos para anular la fantasía de Messi ni el acierto de Eto´o, dos jugadores que viven a otra velocidad, un paso por delante del resto.
La victoria del Barca se cargó de mérito, porque el Valladolid le obligó a disputar un arranque de partido más laborioso de lo que anunció el marcador final. Quizá Mendilibar se arrepienta ahora de una postura que todo el mundo consideró atravida.
El planteamiento del equipo pucelano fue valiente y racional, pero quedó sepultado ante la precisión de Eto´o, un goleador superlativo. El camerunés disfrutó de una noche memorable. Nunca antes había firmado cuatro goles en un partido oficial, todos en la primera parte.
Tras superar un inicio espeso, el Barca se adelantó en un ejercicio de sutileza. El gol culminó una jugada de trazo fino, el de Dani Alves, que superó con precisión la línea de presión del Valladolid desde la línea de tres cuartos. Habilitó a Samuel Eto´o, que sólo necesitó dos toques para golear. Uno para ganar la posición entre los dos centrales. Otro para colocar el balón entre las piernas de Asenjo.
Animado por el marcador, el equipo de Guardiola destapó sus virtudes: transición rápida de la pelota, primer toque y balón al espacio. El talento de sus jugadores hizo el resto frente a un Valladolid intachable, pero superado por los acontecimientos y por el fútbol vertiginoso del Barca, con Messi como héroe anónimo de la noche. No marcó el argentino, pero estuvo en todas las jugadas de peligro.
En estado de gracia, Eto´o firmó tres goles más antes del descanso, una hoja de servicios que le avala como el delantero más en forma de la Liga. En el área de Asenjo, el camerunés fue un peligro constante. Combinó, peleó y goleó.
Menor voltaje
El primer acto fue tan derrochador que condenó al partido a una segunda parte de menor voltaje. Pero quedó tiempo para anotar un par de goles, casi por la inercia de la superioridad absoluta de los azulgranas. Primero Gudjohnsen, un superviviente con más recursos de los que indica su cartel. El islandés recogió un balón perdido en el borde del área y superó con suavidad a Asenjo.
Henry, al final, encontró premio a su esfuerzo en un inicio liguero en el que era discutido por su falta de efectividad. Remató un servicio a puerta vacía de Messi. Fue un gol sencillo y sin oposición, pero el francés remató con rabia, reflejo de la voracidad de un equipo que no se desgasta y que vive instalado en una felicidad perpetua, acunado por una hinchada que disfruta de una goleada cada vez que acude al estadio, por más que el Camp Nou siga presentando una media de espectadores por debajo de lo normal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine