Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plataformas digitales

Graban en una comarca de Zamora una docuserie para Netflix

“Estoy grabando una docuserie para Netflix que se llama Asian Power, quiero que los españoles conozcan mejor China”

Rodaje de una docuserie en Sanabria para Netflix sobre la empresaria china Veline Ong. ARACELI SAAVEDRA

La reconocida empresaria china Veline Ong se fija en la comarca de Sanabria (Zamora) para grabar uno de los ocho capítulos de la docuserie Asian Power, para la plataforma Netflix España.

Ong está considera una de las intermediarias en el mundo de los negocios más exitosa entre Europa, Asia y Estados Unidos. Asesoró, entre otros, al Imperio Wanda en España y precisamente su cometido en esta serie es acercar el mundo de los negocios y romper ideas preconcebidas.

Graban en una comarca de Zamora una docuserie para Netflix

Afincada en Alicante desde hace 19 años, tiene la nacionalidad española. Se considera una mujer muy sencilla y muy trabajadora. Tras su breve visita a la comarca subraya que ese territorio tiene grandes posibilidades de negocio y de comercialización de productos. Se va con un buen recuerdo de la gastronomía sanabresa.

¿Qué proyecto está desarrollando en estos momentos?

Estoy grabando una docuserie que se llama “Asian Power”, el Poder de Asia. El título de la serie parece que es otra cosa, pero lo que realmente queremos es demostrar a la gente cómo somos. Aunque yo tenga la nacionalidad española, somos extranjeros, sigo siendo china de Shanghái, aunque haya venido en el año 2003. Quiero que los españoles conozcan mejor la cultura, la tradición y la historia de China, nuestras costumbres, y que se conozcan mejor las comunidades china y española. Muchas veces, sin conocimiento y sin investigación, la gente tiene un concepto erróneo de China.

¿Qué posibilidades ve en esta zona?

Muchas, es increíble. Se puede atraer turismo de alta calidad sin masificación y promocionar los productos que tienen muchas posibilidades, incluso para la exportación. La gastronomía es increíble, se come muy bien. El problema que veo es que hay muy poca gente, son pueblos pequeños y hay que conseguir que los jóvenes se queden que haya una renovación y continuidad en los negocios.

¿Por qué eligió esta localización?

Gracias a mi cámara, Amando Crespo, que es una maravillosa personas, que estuvo conmigo desde el inicio del rodaje de Asian Power. Un día me dijo ‘Veline porqué no vienes a Sanabria’ en Zamora. He tenido clientes zamoranos tratando temas de vino porque es una zona muy famosa de España de vinos.

Iba a Lisboa, porque me encanta también Portugal, a ver a unos amigos. Pasé por aquí y me enseñó la zona ¡y fíjate todo lo que hemos montado!, ha sido una sorpresa porque no íbamos a grabar hasta después de las vacaciones.

Nos hemos hecho a nosotros mismos, que nadie espere que yo tenga un padre millonario

decoration

¿Cuánto tiempo lleva el rodaje?

Esta docuserie tiene ocho capítulos y cada capítulo dura 30 minutos. Antes del verano ya hemos rodado la mitad y ya sabes “a más azúcar más dulce”. Mi cámara Amando es una persona muy perfeccionista, le gustan las cosas bien hechas. Cuando ve algo su cabeza actúa rápidamente, no duerme.

Todo el santo día está meditando, creando, pensando. Ha sido un gran placer y honor trabajar al lado suyo. Aprendo mucho de este gran profesional.

¿Se considera una “influencer”?

No. “Influencer” es simplemente un título. Hoy en día te ponen un título para todo. Yo vengo de una familia normal, como cualquier familia de aquí como Luis Fernando González, empresario sanabrés, y también Amando Crespo, cámara de televisión. Nos hemos hecho a nosotros mismos, que nadie espere que yo tenga un padre millonario.

Mi familia es normal, y gracias a ello mis padres me dieron una muy buena educación. En este caso me he hecho una mujer luchadora y constante, siempre luchando por mis sueños. Si yo puedo lograr las cosas, todo el mundo puede lograrlo. Aquí hace falta ilusión y sueños.

La comunidad china lleva implantada en España desde los años ochenta.

Fuimos por todo el mundo, a Estados Unidos, Australia, Latinoamérica, por todos los sitios. Ellos lo que hacen es trabajar y crear con discreción. No venimos aquí para quitar trabajo o hacer cosas malas. En todas las nacionalidades hay cosas buenas y malas. Como comunidad queremos aportar y ser amigos para que pueda mejor todo. Vivimos aquí y nuestros hijos están aquí.

Esta docuserie tiene ocho capítulos y cada capítulo dura 30 minutos

decoration

¿Y cómo son realmente?

Somos gente muy trabajadora, humilde, muy discreta. Muy amigos de nuestros amigos. Por eso cuando los empresarios chinos hacen negocios conocen antes a su colaborador o cliente, lo convierte en amigo y luego hacen negocios. Me gustaría mostrar el lado humilde y también el lado profesional, mantenemos en nuestra serie un nivel bastante alto pero cercano, para que toda la gente vea lo que hacemos y, si ellos quieren, que vean que también pueden alcanzarlo.

¿Qué estigmas le molestan?

Para mí, este es mi segundo hogar, mi casa, aquí tengo a mi hija. A mí nunca me ha pasado, pero a mis paisanos, con la situación del COVID y por esa falta de conocimiento, apuntamos a esa persona por ser china. Siempre digo que el mundo es muy grande hay lugar para todos. Nuestra comunidad china quiere aportar. Venimos a buscar oportunidades, una mejor vida y aportar a la economía de España, así todo el mundo está empleado y puede pagar sus tasas y sus impuestos a Hacienda. Y mejorar la economía.

¿Y qué le diría a un chino de los españoles?

Me encantan los españoles, su cultura. Tengo una cultura abierta. Nací en Shanghái, luego viajé a Singapur, después a Nueva York y por último vine aquí. Me gusta aprender y conocer cosas diferentes. Cuando eres una empresaria tienes que conocer y tener ese conocimiento y saber por qué la gente es así, hacer negocio es una psicología, me gusta y con la gente soy muy sociable. Cuantos más errores cometes más aprendes.

Mi reto es este, trabajar con todos. Si logro convencer a una persona siento una satisfacción increíble porque muchas veces la gente te rechaza. No es subir a la montaña, es todo el proceso, ver el paisaje, los insectos. El libro te cuenta las cosas limitadas y el resto lo aprendes en la calle, en la experiencia que te da la vida. Cada vez vas a ser una persona más sabia.

Compartir el artículo

stats