Carlos esculpe los mejores músculos de España

El salcedense Carlos Remeseiro logra su tercer Campeonato Nacional de Culturismo, con pasaporte directo al certamen mundial

Carlos Remeseiro muestra sus definidos músculos en el gimnasio.   | // ANXO GUTIÉRREZ

Carlos Remeseiro muestra sus definidos músculos en el gimnasio. | // ANXO GUTIÉRREZ / Judit Bernárdez

Constancia, rigor, esfuerzo y mucha fuerza de voluntad. Todas ellas cualidades que el salcendese Carlos Remeseiro ha llevado al límite y que le han permitido proclamarse campeón absoluto de culturismo en el Campeonato de España celebrado el pasado fin de semana en la localidad malagueña de Frigiliana. “Todavía estoy intentando asimilarlo”, reconoce Carlos, a quien ya no deberían sorprender las felicitaciones, pues es la tercera vez que consigue llevarse para Salceda de Caselas este campeonato nacional organizado por la Asociación Española de Fisicoculturismo y Fitness.

Con toda una vida dedicada al deporte, llegó al culturismo a través de las artes marciales y en su primer campeonato de España, en 2014, ya se proclamó campeón. No fue la suerte del novato, pues repitió título en 2017 y, ahora, en 2023, ha vuelto a colgarse la medalla de oro.

Es la tercera vez que el salcedense consigue el título nacional de culturismo

En esta ocasión la victoria tiene un significado más emocional, ya que se la dedica a su suegro, Julio Rey, que fue profesor de Educación Física en el IES Pino Manso de Porriño, fallecido hace dos años. “Quería ganar para dedicárselo a él”, destaca Carlos, agradeciendo también el apoyo de su mujer, Rosa, consciente de que “la familia sufre las consecuencias” de este deporte de competición que, tal y como le dice su preparador, Julio García, “tienes que amoldar el culturismo a tu vida, no tu vida al culturismo”.

El culturista Carlos Remseiro, durante uno de sus entrenos en el gimnasio Ozono, en Salceda.   | // ANXO GUTIÉRREZ

El culturista Carlos Remseiro, durante uno de sus entrenos en el gimnasio Ozono, en Salceda. | // ANXO GUTIÉRREZ / Judit Bernárdez

En este sentido, el culturismo está perfectamente integrado en el día a día de Carlos. De lunes a viernes, el reloj suena a las 4.40 horas, carga sus tuppers y se va a trabajar al edificio de la Xunta en Vigo, donde es guardia de seguridad. A las 14 horas vuelve a poner rumbo a Salceda y por la tarde es monitor en un gimnasio de la localidad, Ozono, donde realiza sus entrenos. Así pues, se deshace en agradecimientos tanto para sus compañeros de la mañana, quienes siempre se han ofrecido a cambiarle turnos para que pueda conciliar su vida laboral con el deporte; como para la empresa Sasegur, que también le ha facilitado las cosas; y para la dueña del gimnasio, Lucía, que le permite compaginar el trabajo con el entreno.

A las ocho sale de gimnasio y, ya en casa, empieza a cocinar el menú del día siguiente. “La dieta es más variada de lo que la gente piensa”, apunta Carlos, que en los cuatro últimos meses no se ha desviado de su objetivo y ha sido riguroso con un plan de alimentación diseñado por su preparador en función de su altura y peso, basado en avena, claras de huevo, pechuga, pescado, carne roja magra, verduras y batidos de proteína. “Todo muy limpio, a la plancha, cocido o asado, sin azúcares ni fritos”, explica Remeseiro, consciente de la necesidad de no rebasar la fina línea que separa la constancia de lo obsesivo porque, advierte, “no sería sano”. “Los fines de semana se los dedico a la familia”, añade el culturista.

Con el campeonato de España bajo el brazo, un brazo en el que, por cierto, ningún músculo queda sujeto a la imaginación, Remeseiro tiene pasaporte directo para participar en certamen mundial, el Mr Universo NAC, que se celebrará en Hamburgo el próximo fin de semana. “Me dicen que tengo posibilidades de ganar, pero no quiero hacerme ilusiones; si quedo entre los seis primeros ya sería un logro”, valora el hombre con el cuerpo más esculpido de España.