Aumenta la presión política y vecinal para reabrir el consultorio médico de Goián

El BNG eleva una petición al Parlamento y la plataforma de la sanidad pública vuelve a movilizarse | El Sergas mantiene su “compromiso”: estará operativo cuando haya médicos

Visita de representantes del BNG a las instalaciones del consultorio, que sigue cerrado. |

Visita de representantes del BNG a las instalaciones del consultorio, que sigue cerrado. | / Carlos Ponce

La presión política y vecinal para la reapertura del consultorio médico en Goián, en Tomiño, sigue al alza. La plataforma en defensa de la sanidad pública del municipio volvió a salir a la calle la semana pasada para exigir al Sergas que retomara la actividad en el centro. Además, presentaron reclamaciones en el registro electrónico de la Xunta el 27 de septiembre, pero hasta ahora, según denuncian, no tienen ningún tipo de respuesta. El consultorio da respuesta a más de 1.600 cartillas sanitarias de pacientes del municipio.

En una visita reciente a las instalaciones, el diputado autonómico del BNG, Luis Bará, junto al responsable local de organización, Manuel Fernández, y representantes del gobierno local de Tomiño, han denunciado ante el Parlamento de Galicia la situación de parálisis que hay entorno a la reapertura del centro médico cuando su cierre solo era una medida temporal que se subsanaría una vez superada la pandemia.

El consultorio daba respuesta a más de 1.600 cartillas sanitarias de pacientes del municipio

En diciembre de 2022, recuerdan los nacionalistas, la gerencia del área sanitaria de Vigo comunicó al Concello la necesidad de disponer de un nuevo inmueble que cumpliese con los parámetros de la nueva guía de protocolos debido a la pandemia. El gobierno local empezó a trabajar para conseguir en el menor tiempo posible un nuevo espacio que cumpliese con lo requerido y, tras localizarlo y emprender las obras necesarias, solo tres meses después, el 31 de marzo puso a disposición del Sergas un nuevo inmueble.

Desde ese momento, el Ayuntamiento de Tomiño paga cada mes el alquiler del local, que asciende a 630 euros, además de los suministros correspondientes, sumando un total de más de 20.000, “sin que el Sergas haya provisto de personal sanitario el centro, siguiendo el servicio interrumpido”.

Por todo esto, el BNG de Tomiño, por mediación del diputado Luis Bará, presentó una iniciativa parlamentaria exigiendo la reposición de todos los servicios médicos en el municipio y solicitando la reapertura inmediata del consultorio de Goián, así como que el Sergas se haga cargo de la totalidad de los gastos que el Concello lleva asumiendo desde el 1 de abril, fecha en la que se preveía su reapertura con el inmueble ya plenamente operativo.

“Es un auténtico despropósito y estamos indignados y preocupados con lo que está sucediendo con este consultorio” denuncian desde la plataforma en defensa de la sanidad pública de Tomiño.

Fuentes oficiales de la gerencia del área sanitaria de Vigo confirman que el Sergas mantiene su “compromiso” de abrir el consultorio lo antes posible, algo que harán en cuanto tengan disponibilidad de efectivos médicos para destinar al mismo y poder atender a la población allí asignada.