Comuneros de Salvaterra instan a empresarios a “negociar” la titularidad de sus parcelas

Una sentencia judicial, que todavía no es firme y que recurrió el Concello, le concede la propiedad de 10.000 metros cuadrados a la comunidad de montes

Reunión de los empresarios con la Plataforma de Afectados por las Comunidades de Montes.

Reunión de los empresarios con la Plataforma de Afectados por las Comunidades de Montes.

D.P.

Empresarios del polígono de Chan da Ponte, en Salvaterra de Miño, ya han comenzado a recibir cartas por parte de la comunidad de montes para negociar la titularidad de los terrenos donde se asientan, cuya propiedad reclaman los comuneros. Al menos dos empresas ya han recibido las misivas, tras una primera sentencia judicial que otorgó la titularidad de una parcela municipal de 10.000 metros cuadrados a la entidad.

“Los fundamentos de esa resolución, aún siendo de aplicación únicamente para la zona que fue reclamada, nos facilita la futura demanda del resto de parcelas de Chan da Ponte, por constituir toda una extensión que se corresponde con el histórico monte vecinal”, justifican los comuneros, si bien cabe destacar que la sentencia no es firme, pues fue recurrida por el Concello de Salvaterra y todavía está pendiente de la resolución del TSXG.

La zona susceptible de estar afectada por el conflicto supera las 48 hectáreas e incluye más de una veintena de empresas, con un millar de trabajadores, así como un centenar de viviendas y equipamientos como un campo de fútbol o el instituto. Así, desde la Plataforma Galega de Afectados polas Comunidades de Montes explican que “el polígono industrial fue promovido por el Concello de Salvaterra en los años 80, a raíz de la aprobación del Plan Xeral de 1983. La clasificación resuelta en 1984 por la Xunta de Galicia dejó fuera de la consideración de monte comunal, dentro de las más de 48 hectáreas, el cementerio, el cuartel de la Guardia Civil y un colegio, pero no el parque industrial, las casas y otras instalaciones”.

La zona susceptible de estar afectada por el conflicto supera las 48 hectáreas e incluye más de una veintena de empresas con un millar de trabajadores

En este sentido, desde el Concello indican que “fueron los propios comuneros los que en su momento dejaron fuera de la clasificación del monte comunal la zona donde se ubica el polígono industrial”.

Ante esta situación, los empresarios de Chan da Ponte mantuvieron un encuentro con Beatriz Ucha, presidenta de la Plataforma Galega de Afectados polas Comunidades de Montes, entidad surgida hace unos meses en Vigo y Mos para “luchar contra la inseguridad jurídica que están ocasionando las demandas interpuestas por las comunidades de montes gallegas para hacerse con las fincas y propiedades de particulares y empresas”. En este encuentro, la Asociación de Propietarios y Empresarios Chan da Ponte de Salvaterra, que se adhirió el pasado julio a la plataforma, confirmó que al menos dos industrias con intención de obrar en sus parcelas recibieron el comunicado de los comuneros.

“Abiertos a negociar”

Con todo, en la carta que recibieron, los comuneros se muestran “abiertos a negociar” para facilitar actividades e inversiones, y señalan al Concello de Salvaterra como objetivo de las posibles reclamaciones de las compañías porque “les vendió lo que no era suyo”. “El terreno que vendió el Concello de Salvaterra era y es de propiedad municipal”, insisten desde la Administración local.

Por otro lado, en la reunión, Beatriz Ucha incidió en que el conflicto es un problema que afecta directamente a cualquiera persona titular de terreno comunal, no solo a empresarios. “Aquí estamos todos señalados, empresas, viviendas particulares o los propios comuneros, pues la directiva de la comunidad de montes puede decidir arbitrariamente ir a por cualquier parcela y tendrá a la justicia de su parte”, insistió.