Los perros podrán acceder a todas las playas de Nigrán

Será el próximo verano, de 22 a 9 horas | El Concello lanzó una consulta pública, la primera en su historia, para conocer la opinión

Perros en la playa de Panxón, en Nigrán.

Perros en la playa de Panxón, en Nigrán. / D.P.

“¿Considera usted oportuno regular la presencia de animales en las playas del municipio de modo que en el periodo estival puedan acceder a ellas entre las 22.00 y las 09.00 horas?”. Esta ha sido la pregunta formulada por el Concello de Nigrán y cuyo resultado ha sido mayormente positivo. De este modo, los perros serán bienvenidos el próximo verano a todos los arenales de la localidad, en horario de diez de la noche a nueve de la mañana.

La decisión se desprende de una consulta pública, la primera en la historia de este Concello, en la que el 74,26% de los participantes abogan por el cambio, pues hasta ahora en la ordenanza municipal de convivencia ciudadana y ornato público se establece que entre el 1 de junio y el 30 de septiembre está prohibida la presencia de animales en todos los arenales de Nigrán, excepto en las playas de Carreiro y O Canto, cuestión que se llevará a la próxima sesión plenaria para su modificación.

Los vecinos emitieron sus votos desde el 22 de julio al 15 de agosto de manera telemática, a través de un formulario web, y presencial, por registro. Se contabilizaron un total de 956 respuestas de las que 710 fueron favorables al cambio y 246 en contra. Curiosamente, el 100% de los votos emitidos de manera presencial fueron negativos.

“Recibíamos cada verano quejas a favor y en contra y queríamos saber la opinión general de los vecinos; actuaremos en consecuencia y daremos marcha atrás en el momento en que suponga un problema de salubridad si no se recogen los excrementos”, explica el alcalde, Juan González.

El alcalde incide en que, como contempla la ordenanza, los perros deben pasear por la playa atados por correa como en los demás espacios públicos del municipio y, del mismo modo, es totalmente obligatorio que el dueño recoja los excrementos. “Vamos a ser especialmente vigilantes de que los dueños recojan las cacas porque, de lo contrario, se considerará una infracción grave con multas de hasta 600 euros”.

“Esta es la primera consulta pública que hacemos pero vendrán más, como una fórmula de participación y transparencia”, concluye.