Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Guarda logra humanizar el entorno de la iglesia pese a las denuncias “anónimas”

El Concello completa el proyecto pese a las críticas del BNG y las quejas secretas de vecinos ante la Policía | La actuación limita la presencia de vehículos aparcados

Entorno humanizado de la iglesia de Santa María, en A Guarda. | // FDV

A Guarda ha completado ya la humanización del entorno de la Iglesia, una actuación para recuperar espacio público y poner en valor el patrimonio municipal. El proyecto no ha estado exento de polémica, pues el BNG denunció que el Concello estaba incumpliendo con las condiciones de Patrimonio y además se pusieron varias denuncias “anónimas” en la policía autonómica para intentar frenar la actuación. Pero las obras se completaron. La humanización del entorno de la iglesia parroquial de Santa María era un compromiso del actual equipo de gobierno encabezado por Antonio Lomba (PSOE). Según manifestó el propio regidor, “a pesar de que se han intentado distintas iniciativas para eliminar o cuanto menos reducir los vehículos que estacionaban alrededor de la capilla, el número de coches aparcados seguía siendo muy elevado, dando una visión muy negativa de esta zona y perjudicando muy seriamente la protección y puesta en valor del petroglifo que se encuentra en las inmediaciones”.

Dos propuestas

En 2020, hace dos años, el gobierno local anunció la intención de acometer este proyecto, y para ello se elaboraron dos propuestas que se sometieron a consideración de los vecinos en un proceso de participación ciudadana. Una vez que se hizo pública la propuesta ganadora se mantuvo una reunión con los comerciantes de la zona para explicarles los pormenores de la futura actuación y comenzó la redacción del proyecto. Entregada la primera versión, la Dirección Xeral de Patrimonio emitió un informe favorable en enero de 2021 y puso una serie de condiciones relativas a la reducción de mobiliario y protección y puesta en valor del petroglifo. A partir de esta fecha se trabajó para cumplir con los requisitos y se acordó entre Patrimonio y el Concello un documento definitivo en base al cual se ejecutó la humanización.

Así, los objetivos se cumplieron, con la colocación de mobiliario urbano y la retirada de vehículos del entorno de la iglesia, recuperando espacio público para las personas a la vez que se elimina el impacto visual negativo sobre la capilla. De esta forma se revaloriza todo el entorno, incluyendo el atrio de la Iglesia y un tramo del Camino Portugués de la Costa. El BNG insiste en que “llamarle humanización a una obra que dificulta el paso de vehículos esenciales o incrementa barreras para el acceso a comercios y viviendas es cuanto menos discutible”.

Compartir el artículo

stats