Las fuerzas de seguridad consiguieron desalojar al grupo de personas que entraron en un piso de la calle Lamazanes, en Ponteareas. El cabecilla cuenta con un largo historial de antecedentes.

Ocurrió el sábado, por la tarde, cuando los efectivos consiguieron desalojar a los okupas que se atrincheraron en la vivienda. Se produjeron momentos de tensión y tuvo lugar un altercado por lo que la actuación policial concluyó con varias detenciones. Finalmente, el piso se encuentra ya vacío.

Según explica la propietaria del piso, que se sitúa en el entorno de los institutos de la villa del Tea, ahora existe un segundo problema y es que han ocasionado numerosos desperfectos en el inmueble tras un mes ocupándolo. Así, se encuentra ahora en negociaciones con la aseguradora con el objetivo de cubrir los gastos necesarios para reconstruir la vivienda.

Las personas desalojadas se apropiaron del piso cuando la propietaria lo tenía en régimen de alquiler.