Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“O risco de incendios coma os do 2017 é máximo”

Bomberos forestales y comuneros reclaman un servicio de prevención todo el año en lugar de 6 meses para mantener el monte limpio

Xan Lois Cabreira, Latino Rodríguez y dos bomberas forestales, ayer, en Borreiros.

La Consellería de Medio Rural prohibía las quemas de manera indefinida el viernes y advertía de un verano especialmente complicado de incendios tras un invierno y una primavera inusualmente secos. Una preocupación a la que se suman los bomberos forestales del servicio de prevención y extinción autonómico, que señalan a la Xunta como “responsable real” del riesgo. “En todo o inverno perdemos un tempo precioso para executar labores de prevención” como la limpieza de los montes. Así lo denunciaron ayer en Borreiros (Gondomar) cuatro de efectivos del medio centenar que conforman el Distrito Forestal XVIII, que cubre toda el área de Vigo y buena parte del sur de la provincia de Pontevedra, desde Fornelos de Montes hasta A Guarda. Ellos vivieron muy de cerca la trágica oleada del 15 de octubre de 2017, especialmente en la comarca miñorana, donde perdieron la vida dos vecinas de Chandebrito. Y están seguros de que la historia se repite. “O risco de incendios tan virulentos coma os de hai case cinco anos é máximo”, sentencian.

"En todo o inverno perdimos un tempo precioso para facer tarefas de prevención", denuncian

decoration

El cóctel de ingredientes es incluso más favorable para el fuego. A la previsión de un verano de sequía se suma el hecho de que “levamos tres veráns seguidos chuviosos e temos un volume de biomasa bastante alto nos montes”, alerta Xan Lois Cabreira, uno de los portavoces del grupo de bomberos forestales que lleva dos años luchando por una estrategia de prevención que, en lugar de contratarlos 6 meses al año, los mantenga en sus puestos de manera continuada.

Esta misma semana han recibido la comunicación por parte de la consellería para incorporarse a sus puestos el próximo día 18. Entre sus tareas figura la del desbroce, pero el índice de riesgo de incendios previsto a partir de ahora los obligará a esta en en alerta, listos para desplazarse allí donde se declare el fuego y apagarlo. Si trabajasen todo el año, recalca Sergio Martíns, jefe de brigada, podrían actuar en los terrenos invadidos por la maleza o mantener a raya las franjas de protección de viviendas y viales como servicio público. “Pero a Xunta prefire manter unha actitude impositiva cos particulares e multalos, aínda que se dan casos de persoas maiores que non poden afrontar os gastos de desbrozar os seus terreos”, lamentan.

“A Xunta gasta 6 millóns de euros ao ano en extinción contratando empresas amigas. Ve os incendios coma un negocio", critica el portavoz de los comuneros

decoration

Con la gran cantidad de eucaliptos que todavía pueblan los montes y la biomasa acumulada, cuando se desata un incendio grave “o sistema colapsa. Non hai forma de controlalo e quéimanse miles de hectáreas”, señalan.

Sus reivindicaciones cuentan con el apoyo de la Organización Galega de Comunidades de Montes. Latino Rodríguez Areal, uno de sus portavoces, presidente de la comunidad de montes de Borreiros, lo confirmó ayer. Asegura que “as axudas autonómicas ás comunidades para tarefas de prevención chegan en setembro ou outubro, este ano nin se convocaron aínda”. “Os montes son de todos e podemos disfrutalo todos pero os responsables de mantelos decentes somos os comuneiros e a Xunta esquécese de nós”, subraya, además de recordar que hay entidades con recursos económicos limitados que no tienen capacidad de “ter os montes coma un xardín”.

Según sus datos, la Xunta “gasta 6 millóns de euros ao ano en extinción e contrata a empresas amigas para levala a cabo. En definitiva, ven os incendios coma un negocio. Estamos a punto de que chegue o verán e non se viso prevención, só queda apagar os lumes”, insiste.

Compartir el artículo

stats