Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

40 años en el podium de la petanca

Desde que ganó su primer campeonato en 1982, el equipo femenino de A Carrasca encadena éxitos y disputará el nacional en mayo en Canarias

La capitana Melu Valverde, en el centro, con Mari Martínez a la izquierda y Beatriz Rouco. // ALBA VILLAR

“Me faltaba poco para cumplir los 16 años y recuerdo que me desmayé en el avión”, recuerda a carcajadas Amelia Valverde de aquel inolvidable viaje a Mallorca tras ganar el campeonato gallego con el recién constituido equipo femenino de petanca del Centro Cultural e Deportivo Bolos da Carrasca. Cuarenta años después, la capitana del conjunto volverá a volar, esta vez más tranquila, a otras islas, las Canarias, para disputar de nuevo el torneo nacional. Las jugadoras del club de la parroquia nigranesa de Parada optan al título nacional tras proclamarse subcampeonas de Galicia hace dos semanas en Vigo.

Melu, a la izquierda, con sus compañeras Begoña Misa y Adoración Figueroa, la tripleta que ganó en 1982.  // CCD Bolos da Carrasca

Melu, a la izquierda, con sus compañeras Begoña Misa y Adoración Figueroa, la tripleta que ganó en 1982. // CCD Bolos da Carrasca

Son las veteranas de la petanca femenina del Val Miñor, las únicas que competían en la comarca hasta hace pocos años, y se encuentran entre las históricas del área de Vigo. Acaban de recibir el premio a las mejores deportistas femeninas en la Gala do Deporte del Concello de Nigrán y su palmarés es nutrido. Amelia, más conocida como Melu en el centro, Beatriz Rouco y Mari Martínez, las integrantes de la tripleta que viajará a Maspalomas en mayo para participar en la Copa de la Reina, la máxima competición a nivel nacional, dejan claro que más que competir, juegan. “Nos gusta competir y nos gusta ganar, pero no se nos va la vida en ello. Entrenamos poco, una vez a la semana y venimos a jugar la pachanga. Y así es cuando más éxitos se consiguen”, señala Melu, la líder del grupo por experiencia y aptitudes. Formaba parte del trío que trajo el primer trofeo al centro hace cuarenta años junto con Begoña Misa y Adoración Figueroa.

De moda entre la juventud

Eran muy jóvenes y ya tenían claro entonces que la petanca “no era un juego de la tercera edad”. Se iniciaron gracias a Maximino Robustiano Misa Rodríguez, el presidente del centro que introdujo esta modalidad deportiva en la zona. Se puso de moda entre la juventud de la parroquia. “Éramos una pandilla y veníamos todos los días a jugar, lloviera o nevase, al salir de trabajar”. En los ochenta se subieron al podium en varias ocasiones, pero llegados los noventa la vida las llevó a hacer un paréntesis. “Nos fuimos casando y teniendo hijos”, justifican, y ya no había tiempo.

Pero el gusanillo las volvió a picar cuando sus pequeños fueron creciendo y volvieron a las pistas apenas una década más tarde. Los resultados de los primeros años fueron pobres, pero en 2016 retomaron la racha. Lograron el campeonato gallego de tripletas y el de España en Almería. En 2019 alcanzaron el segundo puesto en tripletas y el primero en dupletas y viajaron a Torrelavega para el nacional. En 2020, dos de sus compañeras se proclamaron campeona y subcampeona gallega y se desplazaron a El Ejido para luchar por el título español. El año pasado volvieron a lograr el primer puesto en tripletas y compitieron otra vez en Mallorca, además de quedar campeonas de la liga de clubs Xunta de Galicia.

Son muchas las medallas y trofeos que guardan en la vitrina y a los resultados suman prestigio. Melu, su capitana, es seleccionadora del conjunto gallego. La Federación Galega de Petanca la ha convocado en varias ocasiones como técnica del equipo femenino que representa a Galicia en el torneo de comunidades y también del juvenil. Ella resta importancia al mérito. “Cuando me llame la federación allí estaré para colaborar, pero ya hay que ir dejando sitio a otras”, indica. Eso sí, el club de A Carrasca no piensa dejarlo nunca. “Aquí están los mejores años de mi vida”, recalca.

Compartir el artículo

stats