Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alumno más aventajado de Ponteareas

Lino Fortes cursa su cuarto ciclo formativo en el CIFP de A Granxa para seguir aprendiendo sobre el campo a sus 75 años

Lino Fortes, en el huerto del CIFP A Granxa. | // ANXO GUTIÉRREZ

Dice el refrán que más sabe el diablo por viejo que por diablo, pero Lino Fortes Bouza no quiere dejar nada al azar y, a sus 75 años, cursa su cuarto ciclo en el Centro de Enseñanza CIFP A Granxa de Ponteareas. Lo hace para seguir aprendiendo sobre lo que más le gusta, el campo, y porque “últimamente, no sé si por el cambio climático, he detectado un aumento en el número de insectos y plagas en mi huerto”.

Ante esto, echó en falta más conocimientos sobre fitopatología y botánica, por lo que se anotó en el Ciclo Superior de Paisajismo y Medio Rural del CIFP de A Granxa, donde no pasa desapercibido; y no por su condición de jubilado, sino por todos los conocimientos que le han dado los años, la experiencia, el esfuerzo y la formación. “Los profesores me dicen de broma: ¿qué haces aquí si sabes más que nosotros?”, confiesa él, respondiendo que “me falta mucho por saber”.

“Los profesores me dicen de broma: ¿qué haces aquí si sabes más que nosotros?”, confiesa

decoration

Aunque su trayectoria profesional estuvo ligada al mundo de la informática, el campo es su gran pasión y a él ha dedicado gran parte de su tiempo libre. Además de cuidar de su huerta en Caroide (Cotobade), entre 1990 y 1995 cursó por libre el ciclo medio de técnico de Explotaciones Agropecuarias Extensivas, “cuando todavía había vacas en A Granxa”, recuerda. Luego, en cuanto se jubiló, a los 63 años, se matriculó en otro ciclo de Cultivos Intensivos, este ya de manera presencial, el cual encadenó con otro de Producción Agroecológica. Además, también ha estado en el Programa de Mayores de la Universidad de Vigo, en donde ha asistido a clases de asignaturas relacionadas con la Biología “porque lo que más me gusta es el campo”, insiste Lino.

Gracias a todas esas horas de estudio ha conocido la razón científica por la que la verdura de las zonas altas es más sabrosa que la que se cultiva en las zonas bajas, y en ello hace hincapié: “si queremos revitalizar el rural gallego tenemos que centrarnos en la calidad y no en la cantidad, no somos Castilla”. Además, también es un fiel defensor de la col gallega, que “le da mil vueltas” a la kale, un tipo de col rizada que cada vez gana más adeptos.

"La col gallega le da mil vueltas a la kale", asegura

decoration

“Lo que sé lo comparto con mis compañeros de clase y mis profesores”, cuenta Lino, a quien incluso una editorial de Vigo le ha ofrecido publicar un libro. “Primero necesito resolver los problemas que se me presentan en mi huerta”, explica el alumno más aventajado del CIFP A Granxa, que lleva 20 años sin utilizar productos químicos en su huerto, donde planta desde coliflor, hasta brécol, cebollas o zanahorias. Además, también elabora su propio compost para abonar.

A sus 75 años y mientras cursa su cuarto ciclo formativo, ya está pensando en su siguiente reto. “Me gustaría hacer el Ciclo Superior de Producción Agroecológica; me convalidarían asignaturas porque ya tengo el Ciclo Medio”, adelanta Lino.

Pone sobre aviso de un insecto que afecta a la familia de las coles

Una plaga inusual que empezó a afectar a la col que plantaba en su huerto fue lo que animó a Lino Fortes a cursar su cuarto ciclo formativo en el CIFP A Granxa de Ponteareas. Quería dar respuesta a la pregunta de “¿Qué le pasa a la col gallega, que siempre fue durísima y sacó del hambre a muchas familias en la aldea?”. “Llevo tres años detrás y ahora por fin lo he conseguido”, comenta Lino, indicando que “estoy seguro de que es por culpa de un insecto llamado Contarinia nasturtii”. El alumno con más experiencia de A Granxa explica que la Contarinia nasturtii es ya una plaga en Estados Unidos y que afecta a la familia de las Brassicas, sobre todo al brécol. El insecto induce cambios en la fisiología de la planta, lo que repercute en varias formas de crecimiento distorsionado. “Estoy esperando a primavera porque ahora están en fase de pupa. Antes de que se conviertan en adulto y vuelvan a infectar las coles los voy a coger para llevarlos a un laboratorio oficial para que me certifiquen que es este insecto”, adelanta Lino Fortes, aclarando que “no soy científico; tuve coles toda mi vida, solo es fruto del trabajo y la observación”. La dirección del CIFP A Granxa ya lo ha felicitado por este hallazgo y quiere poner sobre aviso al resto de agricultores sobre este problema que sabe que no es exclusivo de su huerta. “Es una pena que se extienda”, advierte, bromeando con que “la col es el fuerte de mi huerta”.

Compartir el artículo

stats